Los Maderos de San Juan

Por Arturo Ortega Morán

Aserrín, aserrán

Apenas nacemos y además de la leche materna, también empezamos a mamar la cultura que nos tocó en suerte. Los primeros tragos son los arrullos que brotan de los labios maternos, dulce recurso para sacarnos de circulación por un rato y así darles un respiro a las madres en esa agotadora tarea de cuidar a un bebé. Ya más creciditos, llega el turno de las abuelas que nos recetan cantillos sacados de lo más profundo de la memoria popular. Uno de ellos: Los Maderos de San Juan.

Sentados en las rodillas de la abuela y viéndola de frente, empezaba un bamboleo que se acompañaba con un canto del que hay muchas variantes pero que más o menos dice así:

Los Maderos de San Juan

Piden pan y no les dan

Les dan un hueso y se les atora en el pescuezo

Y se ponen a llorar en la puerta del zaguán

Aserrín, aserrán y a la triqui triqui trán.

Muy surrealista eso de que unos maderos puedan pedir pan y sobre todo que tengan pescuezo y se pongan a llorar. Pero podremos entenderlo después de conocer la siguiente historia:

Cuando el cristianismo se instaló en Europa, nació la costumbre de hacer peregrinación a Roma, capital del cristianismo;  por eso a esos

Romeros de San Juan

viajes los llamaron romerías y a los peregrinos romeros. Pasó el tiempo y se establecieron otros centros de veneración y aunque ya no se trataba de Roma, a las peregrinaciones se les siguió llamando romerías. Así, entre otros, hubo romeros de Santiago y también romeros de San Juan. Estos últimos, durante su viaje iban prendiendo grandes hogueras, en un sincretismo con antiguas costumbres celtas que intentaban con esto darle una ayudadita al sol, en el momento que parecía debilitarse a partir del solsticio de verano.

Como todos los demás, los romeros de San Juan para subsistir iban por el camino pidiendo vino, pidiendo pan y aserrando maderos para construir sus fogatas. De estas circunstancias nació el canto infantil que en versiones más antiguas contenía versos como:

Los romeros de San Juan

unos vienen y otros van.

Los que vienen piden vino

y los que van piden pan.

Y como reminiscencia de los romeros aserrando arboles para hacer las fogatas:

Aserrín, aserrán

los romeros de San Juan

los del rey sierran bien

los de la reina también.

Los del duque ruque, truque.

Ahora podemos entender que ese vaivén con que las abuelas acompañaban al canto, son remembranza de los romeros aserrando árboles; se guarda también la memoria de ellos pidiendo vino y pidiendo pan.

Como suele ocurrir en los cantos populares, en cierto momento se confundió romero con madero dando lugar a la canción que habla de unos maderos con pescuezo y que cuando no les dan pan, se ponen a llorar.

About these ads

6 comentarios on “Los Maderos de San Juan”

  1. [...] This post was mentioned on Twitter by antonioluevanov and Abel Vicencio, Arturo Ortega Morán. Arturo Ortega Morán said: ¿Por qué hay maderos que piden pan y si no les dan se ponen a llorar? ¿Surrealismo? http://wp.me/peEW5-oT [...]

  2. luis eduardo dice:

    Yo me la sabía así: aserrín aserran los maderos de San Juan, piden pan no les dan, piden queso les dan un hueso, se les atora en el pescuezo.

    • Sylvia dice:

      Y les hacen……..RIQUI- RIQUI.RIQUI-RÁN……(y entonces es la parte más divertida pues con tantas cosquillas los bebés no para de tanto reir, jajaja), así es.

  3. gabriel dice:

    Yo me la se igual que Luis, y en el momento de decir la frase “se les atora en el pescuezo” te hacen cosquillas en el pescuezo :D

  4. Cosquillas… esa era la mejor parte!!!

  5. Estimado Arturo. Muy interesante la aportación de “los romeros de San Juan”.

    Te voy a poner algunas versiones españolas de esta canción para balancear a los niños y hacerles cosquillas:

    Aserrín, aserrán,
    maderitos de San Juan,
    los del rey sierran bien
    los de la reina también,
    los del duque, truque, truque. (Prioro, Devesa de Curueño, etc., León)
    ….
    Los maderos de San Juan
    piden queso, piden pan
    los de Roque, alfoñoque,
    los de Enrique, alfeñique,
    los de Triqui, triqui tran,
    los maderos de San Juan. (Ardón, León)
    …..
    Aserrín, aserrán,
    los maderos de San Juan,
    los del rey sierran bien,
    los de la reina también.
    ………
    Y en una versión grabada por la cantante Rosa León:

    Aserrín, aserrán,
    los maderos de San Juan,
    piden pan, no les dan,
    piden hueso, les dan queso,
    y les cortan el pescuezo.

    Lo que no había oído nunca por aquí, es “los romeros de San Juan”, por lo que creo que es una aportación muy importante para entender la letra. Gracias.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 985 seguidores