La verdad de Perogrullo

Por Arturo Ortega Morán

Tomado de la Sección Rinconete del Centro Virtual Cervantes

Hay afirmaciones que, por evidentes, nos parecen necedad. O, cómo juzgar expresiones del tipo: «si hace frío no hace calor»; o, profecías como: «mañana por la noche se ocultará el sol». Es evidente que tales aseveraciones sólo pueden venir de un cerebro despistado o de alguien con ganas de divertirse.

A estas verdades, desde hace varios siglos, en castellano las llaman perogrulladas o verdades de Pero Grullo. El DRAE las define como: «Perogrullada: 1. f. coloq. Verdad o certeza que, por notoriamente sabida, es necedad o simpleza el decirla».

En 1604, Bartolomé Jiménez Platón, escribió Elocuencia española en arte, y en un párrafo ya hace referencia a la fama de Pero Grullo:

Perisología es un aumento de palabras sin que tengan fuerza en la oración, como diciendo: Iban por do podían, por do no podían no iban. A estos modos de hablar decimos grandes verdades, grandes necedades. Y por otro nombre las verdades de Pero Grullo, y notas de Juan de la Encina. Desta condición es una carta que vi yo escrita de mano de un galán, que comenzaba: Como el mensajero se fue sin ella, no la llevó, y así se quedó acá por no llevalla. Y quien tantas palabras decía sin necesidad, aunque sí con necedad, no dijo en toda ella la carta.

  

Unos años antes, el nombre Pero grullo, lo encontramos, aunque no con el uso conocido, en el refrán Vámonos a acostar, Pero Grullo, que cantan los gallos a menudo; recogido en 1549, por Hernán Nuñez, en su obra Refranes o proverbios en romance. Esto nos habla de la popularidad del personaje en aquellos tiempos.

Pero, ¿quién fue Pero Grullo? ¿Existió en realidad? Hay quien ha dicho que el personaje es producto de la imaginación popular, otros dicen que si pudo haber existido, algunos se han concentrado en tratar de explicar el porqué de su nombre desde distintos ángulos. No obstante, no conocemos una respuesta contundente.

Hay un documento que a mi juicio, es la mejor explicación del origen de nuestro escurridizo amigo. Se titula Profecía y fue escrito en 1460 por una autor que usa el seudónimo de Evangelista. Se trata de un breve relato, en el que el autor se divierte creando un personaje al que describe como un ermitaño profeta y que se llama… ¡Pero Grillo! Así comienza:

Yendo en romería á Calatrava la Vieja, salió á mí un gallo en figura de ermitaño, su escapulario puesto, que si no fuera por el pico, no le conociera. Su hábito pardo, calabaza ceñida, un cayado en la mano, en la otra una sarta de buñuelos, rezando el Verbum caro. Saludóme; pregúntele quién era; respondióme: «Á mí me llaman Pero Grillo, siervo de Sant Hilario, el cual me aparesció esta noche á medio dia con una grande luminaria de linternas sin candelas en derredor ceñidas.

Después, el ermitaño Pero Grillo, lanza una profecía que es una sarta de perogrulladas, entre las que se leen cosas como:

El primero día de enero que vendrá será primero día del año, que todo el mundo no lo estorbará, si con tiempo no se remedia. Este día amanecerá al alba.
Vendrá una niebla tan grande y tan oscura que cubrirá el cielo, y no habrá hombre, por ciego que sea, que vea las estrellas á medio día.

(He publicado el documento completo al final de este artículo, para quien se interese en leerlo)

 

Por la fecha del documento (1460), lo más probable es que Pero Grillo se haya convertido en el Pero Grullo citado casi cien años más tarde. A mi parecer, el autor que se presenta como Evangelista, no se arriesga a identificarse porque en este texto, en cierta forma se mofa de algunas profecías bíblicas, que las malas traducciones, han hecho parecer perogrulladas. Como Zacarías 9,9, que en muchas Biblias se lee: «Regocíjate mucho, hija de Sión; canta, hija de Jerusalén. Mira que tu rey vendrá a ti justo y salvador; vendrá pobre y sentado sobre un asno, sobre un pollino, hijo de asna».

Respecto al porqué del nombre Pero Grillo, aún hay trabajo que hacer ¿quién se apunta? Por mi parte, sólo me alcanza para soltar algunas ideas. Da que pensar la lectura de estos versos escritos en 1583 por Fernán González de Eslava.

Muy bien supiste decillo,
con mayor razón que un grillo,
y envuelto entre esotra gente
tengo de ir a recibillo.

 

¿Tendrá algún significado el verso: con mayor razón que un grillo? Hasta ahí dejo la pregunta y les cuento que en el habla tradicional de Cantabria, a los grillos los llaman pedros o príncipes porque, dicen, en los élitros puede identificarse una «p». Una rima infantil de la región, reza: «Grillo Pedro, grillo rey, si no sales va a llover, y será tu padecer». ¿Coincidencias?

Si todo esto encaja, como parece ser, la historia de las perogrulladas empieza con un escritor jocoso del siglo XV y su personaje literario. ¿Acaso habremos encontrado al fin, la verdad de Pero Grullo?

FIN

Los derechos de este artículo, son propiedad del Instituto Cervantes

**************************************************************

PROFECÍA

Por Evangelista

Año 1460

 

 

Esta es una profecía, de Evangelista, en que cuenta las cosas que han de venir.

Yendo en romería á Calatrava la Vieja, salió á mí un gallo en figura de ermitaño, su escapulario puesto, que si no fuera por el pico, no le conociera. Su hábito pardo, calabaza ceñida, un cayado en la mano, en la otra una sarta de buñuelos, rezando el Verbum caro. Saludóme; pregúntele quién era; respondióme: “Á mí me llaman Pero Grillo, siervo de Sant Hilario, el cual me aparesció esta noche á medio dia con una grande luminaria de linternas sin candelas en derredor ceñidas. Díjome: Despierta, Pero Grillo, siervo mío, y oirás la gran maravilla de una sentencia dada en el cielo de un gran juicio y persecucion que ha de ser en las gentes de todo el universo. “Y porque no se me olvidase, me lo escribió en los cascos de mi cabeza hasta no dejarme gota; y díjome: “Por aquí pasará un desvariado, (que, según las señas, vos habeis de ser); dadle el traslado, y ponga pies en camino, y notifíquelo, porque las gentes estén apercibidas.” Y acabado de trasladar, Pero Grillo oyó cantar unas ranas, é izó la pluma y desapareció.

El tenor de dicho traslado es este que se sigue. Comienza la profecia

El primero día de enero que vendrá será primero día del año, que todo el mundo no lo estorbará, si con tiempo no se remedia. Este día amanecerá al alba. Y tañerse han todas las campanas del mundo en tirándolas de las sogas, y harán tan grande estruendo, que no habrá cabeza de hombre sin su colodrillo. Vendrá una niebla tan grande y tan oscura que cubrirá el cielo, y no habrá hombre, por ciego que sea, que vea las estrellas á medio dia.

Levantarse ha un torbellino tan grande que levantará las pajas del suelo: las gentes se meterán en sus casas, por no estar en la calle: esa noche dormirán todos los ojos cerrados, por miedo del polvo. Lloverá tanta de agua, que mojará el suelo y matará el polvo sin confision. Cantarán los gallos á oscuras de noche que no se vean unos á otros. Y otro día madrugarán las gallinas, rabiando de hambre, á escarbar en los muladares ajenos.

Luego harán relámpagos y truenos, que no habrá hombre nacido que quede por nacer. Luego hará un terremoto tan espantable, que los muertos no osarán resucitar de miedo; los corazones estarán todos en los cuerpos, que no osarán asomar; los puerros y los ajos meterán las cabezas so tierra, y no osarán salir hasta que salgan canos; el azafrán y zanahorias y membrillos se tornarán amarillos de miedo. Las mujeres serán todas hembras; los mudos se mirarán unos á otros callando, que no habrá sordo que los oiga. El fuego se tornará caliente, que llegando las estopas, se encenderán; la tierra se calentará tanto del gran sol, que los ahorcados no osarán llegar los pies al suelo.

Las piedras se tornarán todas duras como cantos; los caminos estarán tendidos por el suelo; los rios correrán hácia ayuso; la mar se tornará toda agua, de manera que echando en ella una piedra y aun dos, no pararán hasta el suelo. Las montañas serán más altas que los llanos, de guisa que más se cansarán cien hombres por una montaña arriba, que no uno cabalgando por el llano. Todas las alimañas no tendrán más sentido que bestias, todas llenas de pelos; las aves llenas de plumas; las golondrinas todas de una color, que no se conocerán la una á la otra; á los mochuelos se les tornarán las cabezas de hechura de cebollas, con dos cuentas de ámbar en la cara.

Las tinajas estarán todas á las puertas bostezando siempre. El sol estará en el cielo; saldrán las gentes á verlo al campo, cada oficio con su entremés. El primero saldrá el pendón de los sastres, que será acabado, con sus retazos so el sobaco; pero antes que se haga, será una mortandad que no habrá hombre que de ello muera que escape. Será tan espantable, que los que están en el Infierno querrian estar en el Paraiso, y no les valdrá. Y salido el pendon de los sastres con sus agujas y dedales, saldrán los zapateros con sus echabarriles y hormas y uñas crecidas, estirando las suelas con los dientes, y harán de una dos: los traperos vareando las pulgadas de canto: los carniceros pensando cuernos: los tejedores añudando hilos: cambiadores cercenando reales: caldereros batiendo el cobre: albarderos atestando paja. Vereis tanto del escudero pelado, las manos en el costado, blasonando de los linajes, cantando la perineta, votando á Dios. Y muchos de ellos mucho emplumados de tanta lacería, que bien podrian volar altanería; de dos en dos, preguntando unos á otros qué moneda corre; anda que de esperanza me mantengo; otros preguntando por el hospital, que no los acogen en Paraiso y deséchanlos del Infierno.

Tras esto, tanto caballero y tanto señorío, reverencias y pompas, con tanto ministril sacando arañas, haciendo grandes gargarismos en los gargueros, trompetas con sus bezos de albardas; los ojos sacados del casco, los carrillos hinchados haciendo la prueba del atriarca. Tras éstos la morisma, con tantos zaragüelles, camisas labradas, añafiles, atabales; tanta leche y miel, pasa, higo: todos se asentarán en cuclillas. Á la postre verás tanto de confeso que cubrirá el suelo como langosta; tanto de garbanzo, culantro, berenjena, vestidos, de rapiña, con tanta de ufana, que no hallarás entre ellos socorro de una hebra de tocino, aunque os vean perecer de hambre, estar asentado al sol; pero éstos traerán tanta multitud de narices de diversas maneras, como vajilla de tabernas, que todo el mundo estará á la sombra de ellas. Ahí estarán disputando las tres leyes, con grandes debates y diferencias; gran multitud de escribanos falsos, dando testimonio de lo que pasa, con sus péndolas en las orejas, renunciando la ley de duobus, anexidades y conexidades. Y en este instante vendrá un terremoto y soltarse ha el ganado. La ley de Moisen se subirá á lo alto, y los Inquisidores á los alcázares, para no los perder de vista. La ley de Mahomad asentará sus reales entre sus acequias. La ley de Jesucristo estará queda, firme, mas que super hanc petram; arremeterá al ganado y romperá las acequias: todo lo talará, que no quedará roso ni velloso.

Saltará una centella de la tienda de los Inquisidores, encenderá el real de Moisen, quemará la mitad de la gente. Y como sean esforzados, no escarmentarán; tornarán á jurar por el siglo de su padre que así no pasó, mintiendo, trabucando, haciendo del cielo cebolla. Vendrán los labradores con sus collares colorados; y como la cebolla sea de su ralea, desque la vean tan grande como el cielo, asirle han de las porretas, y darán con el cielo en el suelo, y tomarnos ha debajo, y no dejará cosa viva.

Y en esto yo desperté, y hálleme sin blanca ni cornado.


9 comentarios on “La verdad de Perogrullo”

  1. Angel Rodríguez dice:

    Mis felicitaciones por el estupendo artículo Arturo !!.
    Es lo mejor en “humor medieval” que he leído .

    Me alegro mucho de que lo hayas recogido,pues así tengo con qué responder correctamente a los amigos que me preguntan de dónde proviene lo de “deperogrullo” como nombre para mi email.

    Yo empecé a usar este concepto por un profesor de matemáticas, para el que los resultados de los problemas (los cuales nuestra clase de letras no llegábamos a entender de dónde provenían)eran siempre de Perogrullo. Me hizo tanta gracia y rabia al mismo tiempo que decidí adoptarlo como nombre para el email.

    Pero esto de hoy es para mí una catarsis ,pues me caído del caballo al toparme con el auténtico profeta (jajajaja…) que le da varias vueltas a Quevedo con su : Las verdades de Perogrullo (que a la mano cerrada llamaban puño).

    Muchísimas gracias por esta estupenda revelación.😉

    Me gusta

  2. Bevilaqua dice:

    Che, muchas gracias por este excelente artículo.

    Me gusta

  3. […] La verdad de Perogrullo capsuladelengua.wordpress.com/2008/07/14/la-verdad-de-perogr…  por harktos hace 5 segundos […]

    Me gusta

  4. luis dice:

    amigo, es muy bueno tu artículo.
    Me has sacado de la ignorancia, pues al no saber que significado tenía o de dónde nacía este frase se me hacia difícil usar.
    Gracias espero ver nuevos articulos con respecto a algunas palabras rebuscadas.

    Me gusta

  5. Sigifredo Fernández dice:

    Por pura curiosidad, como ocurre tantas veces en Internet, he leido esa Profecía, y de verdad, tendré que releerla varias veces para conocer más ese tipo de literatura, que realmente me parece muy curiosa y a la vez exquisita, en alguna forma una manera de cantinflear, para usar un verbo moderno.
    A la vez me ha mostrado una fuente de información muy interesante, por lo que felicito a quien la ha escrito para dar a conocer muchas cosas que los hispano parlantes cada vez perdemos más. Muchas gracias por tomar tiempo para haceer cosas que llenan nuestro espíritu.

    Me gusta

  6. […] texto está extraído del post La verdad de Perogrullo del blog Cápsulas de lengua, que brinda más información sobre las perogrulladas o verdades de […]

    Me gusta

  7. […] nada más. Ir por la sombra parece verdad de Perogrullo pero tiene sus arcanos. Le recomendamos prestar atención a la posición de la sombra, sobre todo […]

    Me gusta

  8. Adrián Velázquez dice:

    Gracias por la aportación al conocimiento. Aquí en Jalisco, México, tenemos nuestro propio perogrullo y es “El alcalde de Lagos” un libro escrito por 1920 en el que se citan frases como: El que tenga puercos que los amarre y el que no, pues no. O bien el letrero que mandó poner sobre un puente “Este es el puente de Lagos, y se pasa por arriba”

    Me gusta

  9. sandro dice:

    Que me digan la trascendencia de la frase el que tenga puercos que los amarre y el que no que no

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s