¡Jijos de la mañana!

Por Arturo Ortega Morán

Hay tipos sin escrúpulos a los que consideramos una calamidad. De ellos, en México solemos decir que son unos “jijos de la mañana”, o con más finura, “hijos de la mañana”.

Escondida tras esta folclórica expresión, hay una historia que a muchos les removerá sus fibras más sensibles. Hace cerca de 3000 años, se escribió el antiguo testamento, en su mayor parte, en la lengua hebrea de la época. Muchos siglos después, Dámaso, obispo de Roma, encomendó a San Jerónimo que preparase una versión de la Biblia en latín.


San Jerónimo se fue a Belén (Palestina), en donde estuvo cerca de veinte años entregado a la tarea que le fue encomendada. De aquel trabajo, terminado por el año 400 d.C.; surgió la Vulgata Latina, llamada así porque la Biblia entonces estaría accesible para el vulgo. 
Uno de los pasajes bíblicos más estremecedores, es el de Isaías 14:12, que San Jerónimo tradujo al latín como:

“…quomodo cecidisti de caelo lucifer qui mane oriebaris corruisti in terram qui vulnerabas gentes”.

En castellano, Isaías 14:12 se tradujo:

Cómo caiste del cielo, oh Lucero, ¡hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas las gentes”.

 Esta traducción, corresponde a la primera versión completa de la Biblia en castellano que Casiodoro de Reina hizo en 1569; trabajo que por cierto, le valió ser perseguido por la Inquisición española. Una mala interpretación, hizo suponer que Isaías 14:12, hacía referencia a satanás. De este modo, tanto lucifer como “hijo de la mañana”, pasaron a ser nombres para el diablo.

Esto explica la expresión “¡Jijo de la mañana!”, con la que de alguna manera, comparamos al aludido con el diablo. No obstante, todo indica que, en realidad, Isaías hizo referencia, no al diablo, sino al entonces rey de Babilonia y de una manera irónica, lo exalta para contrastar lo que sería su catastrófico final.

En el texto hebreo original, Isaías, para exaltar al rey de Babilonia usó la palabra “heileil”, que significaba “estrella brillante de la mañana”, es decir, ¡el planeta Venus! Cuando San Jerónimo hizo su traducción al latín, usó con propiedad la palabra “lucifer” (portador de luz), que entre los romanos significaba lo mismo: el planeta Venus. Como ya dijimos, fueron interpretaciones posteriores y equivocadas, las que ocasionaron que se tomara el nombre “lucifer” para satanás.

Es de anotar que en la misma Vulgata, aparece la palabra “lucifer” en otro texto y con un uso que para nada insinúa relación con el maligno. Se trata de Pedro 1:19:

“Et habemus firmiorem propheticum sermonem cui bene facitis adtendentes quasi lucernae lucenti in caliginoso loco donec dies inlucescat et lucifer oriatur in cordibus vestris”.

Que puede traducirse como:

Y así se nos hace más firme la palabra de los profetas, a la cual hacéis bien en prestar atención, como a lámpara que luce en lugar oscuro, hasta que despunte el día y se levante en vuestros corazones el lucero de la mañana”.

 A ver,  piensa un poco y responde: según este texto de Pedro … ¿Quién sería lucifer?

¡Uffhh! Aquí viene lo difícil.

 En este pasaje, “lucifer” es traducido como “lucero de la mañana” y es una clara metáfora para referirse, a… ¡El Mesías!

 Ahora, ¡por favor no vayan a entender mal! No quiere decir que entonces El Mesías es el diablo, ¡No! Sólo se entiende que en La Biblia, la palabra lucifer no se usó para referirse al maligno; eso se dio después por un error de interpretación. Que quede claro que esto es tan sólo un enredo lingüístico y no se vale que las conclusiones vayan más allá.

En fin, aunque estamos en la época de las reivindicaciones, no es fácil que lucifer deje de ser nombre para el diablo y con respecto a “hijo de la mañana”…  pues lo seguiremos diciendo porque  jijos de la mañana.. nunca van a faltar.




3 comentarios on “¡Jijos de la mañana!”

  1. David Hernandez dice:

    Creo que de aqui se desprendería entonces la variación más “moderna” que sería: “hijo de tu madre” y la más folclórica y agresiva “hijo de tu #$@! madre” que opinas?

    Saludos!

    Me gusta

  2. GUILLERMO JESTER dice:

    Qué interesante contar con este tipo de información y aunque por idioma suene “tenebrosa” y por ende “tinieblas-oscuridad” no aplicaría, tendría que ser entonces “luciferosa” ya que da luz a una explicación, pero bueno, después de todo, es eso, da luz a un punto desconocido por mucha gente, incluyéndome hasta antes de leer esta valiosa aportación del Sr. Arturo ortega Morán,enhorabuena.

    Me gusta

  3. camilo tadeu dice:

    O rei de babilonia deIsaias 14 é a figura da queda de Adão o qual é aprimeira estrela quem caiu, Jesus o segundo Adão é a verdadeira estrela da manhã.
    Em joão 8:44 diz que o Diabo peca desde o seu principio sendo assim nunca foi santo ou teve luz.
    Tanto Isaias 14 quato Ezequiel 28 se referem a dos reis comparados a figura da queda de Adão.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s