Reza por mí un sunicuijo

Por Arturo Ortega Morán

Hurgando en “Refranes, proverbios, dichos y dicharachos mexicanos” que Dario Rubio publicó en 1940; encontré uno que hubiera pasado por simpático, de no ser por la historia de muerte que le dio origen : «Ora que vas a la iglesia, reza por mí un sunicuijo». Dice Don Darío, que este decir se oía en los tiempos en que muchas vidas se perdieron en un paredón de fusilamiento. Cuando al sentenciado le llegaba su hora, a veces tenía la suerte de que, piadosamente, se le dejaba oír su última misa y era asistido espiritualmente por un sacerdote que lo acompañaba en sus últimos momentos.

Ya en el lugar de la ejecución, con prudencia el sacerdote se retiraba a una distancia conveniente y rezaba la última oración: un credo; que  a la usanza antigua empezaba: «Creo en Dios Padre, Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, y en Jesucristo, su único Hijo… ». Y pues, ahí le paraba porque, al llegar a “su único Hijo”, surgía la orden de ¡Fuego! Y el desdichado ya no escuchaba más.

Para los familiares de los ajusticiados, que no tenían tiempo ni ánimo para hacer un análisis léxico del credo, lo único que permanecía en su memoria era esa última frase, que en sus oídos sonaba: “sunicuijo”. De ahí quedó que esta expresión se convirtiera en nombre popular para esta oración y dio lugar al dicho mexicano recogido por Darío Rubio:

«Ora que vas a la iglesia, reza por mí un sunicuijo»

Es interesante saber que este detalle lingüístico, no sólo se dio en México, también de Sudamérica tenemos noticias. En sus Tradiciones Peruanas, Ricardo Palma nos cuenta que en su país se oyeron expresiones como: «Te clavo tal puñalada que no llegas al sunicuijo», evidente forma de intimidar al oponente haciéndole ver su riesgo de enfrentar una muerte súbita. También, cuando alguien afrontaba la pena capital, por evidentes razones se oía decir: «Le llegó la del sunicuijo».

No sé si esto influyó, pero la Iglesia cambió el texto del Credo, y en donde antes decía “Su único Hijo” ahora se dice “Hijo único de Dios”; y el  “sunicuijo”…   quedó sepultado en el pantano de la memoria.

Anuncios

2 comentarios on “Reza por mí un sunicuijo”

  1. Darío Echeverri S. dice:

    No es de extrañar que no aparezcan comentarios. Los temas lingüísticos no atraen multitudes…
    Esta entrada del blog me parece interesantísima, porque ilustra textual y gráficamente una realidad continental, al tiempo que rescata la historia (de la barbarie y de la lengua).
    Felicitaciones, y mil gracias por compartir con nosotros estos conocimientos.

    Me gusta

  2. Lola dice:

    Un día, siendo muy niña, preguntaba yo a mi madre qué significaba “SULICORIJO”; mi madre, que siempre andaba muy ocupada con el trabajo que le dábamos sus seis hijas me contestó con un escueto: _”Hija, esa palabra no existe”_. Sin pretenderlo mi buena madre originó en mí la primera crisis de fé, ya que me devanaba los sesos pensando cómo podía existir en el “credo” una palabra que no significaba nada. Comencé a preguntarme entonces qué pasaba con todas esas palabras que se repetían en los rezos y que yo no comprendía y pensé que cuando los niños nos inventábamos un lenguaje secreto (como el de añadir siempre la misma sílaba en cada una de las sílabas que componen una palabra) era para que sólo lo entendieran nuestros amigos; Lo cual terminó de volverme loca, porque entonces lo que no comprendía era por qué los curas nos enseñaban oraciones en las que no entendíamos la mitad de las palabras ¿Es que tenían un lenguaje secreto que sólo entendían sus amigos?. Con el tiempo comprendí que no iba yo tan mal encaminada, lo que no se entiende, la mayor parte de las veces no se cuestiona.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s