Una de comidas

Por Arturo Ortega Morán

“Barriga llena, corazón contento”, así reza un refrán al que nadie pone en duda. Y es que, como decimos en México, “el hambre es canija” y además insistente.

En las mañanas, una de las cosas que nos preocupan es desayunar. La palabra desayuno viene del latín jejunus que significa hambriento. De modo que des-ayunar, es… quitarse lo hambriento.

A veces preferimos almorzar, aun que en esta acción no hay acuerdo acerca de la hora en la que se hace; porque en muchas partes son los alimentos matutinos y en otras, por ejémplo en Mérida, hay que esperar hasta mediodía para almorzar. El caso es que la palabra, viene del latín admordeo, como decir ad mordere, que significa mordisco. De modo que almorzar… es morder.

A media tarde, hay quien gusta de merendar. Para variar, la palabra también procede del latín. En esta lengua merendus, que significa merecimiento, era el alimento que, como premio, se daba a los animales y a los esclavos cuando terminaban su jornada de trabajo. Después, el resto de los humanos no quizo quedarse al margen de este merecimiento y ahora, aún sin merecerlo, todo mundo quiere merendar.

Ya en la noche, sigue la cena. Esta palabra, en latín era co-ena, derivada de co-edere, con el sentido implícito de comer juntos, por lo que puede entenderse que era en la noche, cuando toda la familia se juntaba a cenar.

Sin cuidar la formalidad, algunos dicen voy al pipirín, para decir que van a comer. El pipirín, es una herencia del

La hora del pipirín

La hora del pipirín

náhuatl, ya que se derivó de la palabra pipitzoa que significa mordida. ¡Qué curioso! Lo mismo que el almuerzo latino.

Para terminar, hablaremos de la hora del lonche. Si dudarlo, esta palabra nos llegó del inglés lunch. Lo curioso es que hay una hipótesis, que propone que al inglés llegó del español lonja, que a su vez se formó del latín longus que significa largo; en alusión a unas tiras largas de carne y grasa que se consumían para soportar las largas jornadas de trabajo.

Bueno, ahí la dejamos porque supongo que a más de uno, ya se le despertó el apetito, que por cierto viene del latín appetere que significa “desear, tratar de conseguir”… aunque sea unos tacos.

Anuncios

One Comment on “Una de comidas”

  1. Rodolfo Rodríguez, nos escribe desde Lima:

    Hola Arturo,
    Jejunium es ayuno, es decir, estar sin alimento.
    Claro que si la persona ha ayunado probablemente esté hambrienta.

    Estar en ayunas puede usarse también en sentido figurado, no tener información. Es decir, podemos estar en ayunas sobre un tema determinado, pero eso no significa que estemos hambrientos.
    Saludos desde Lima

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s