Ecos taínos

Por Arturo Ortega Morán

Las palabras: maíz, maguey y tuna; nos hacen evocar paisajes típicamente mexicanos. En nuestra mente se dibujan campiñas sembradas de maíz, cereal que nos ata a nuestro pasado prehispánico; visualizamos también, enormes nopaleras que vanidosas, lucen sus atavíos de tunas; o imaginamos a un ejército de magueyes que, cual coronas brotando de la tierra, son promesa de un buen pulque.

Por eso, puede sorprendernos que esta tríada de palabras tan nuestras, no tengan origen en las lenguas que se hablaban en nuestro territorio. Son voces que fueron arrastradas de las islas del Caribe y pertenecían al pueblo taíno; un pueblo que fue el primer contacto de América con los españoles.

Los taínos, pueblo de origen arawka, habitaban en las islas antillanas, principalmente en lo que hoy son Puerto Rico y República Dominicana. Las crónicas cuentan que eran nobles y de buen corazón; y ellos se decían a sí mismos “taínos”, que en su lengua quiere decir “buenos”; quizá para contrastarse con los caribes, pueblo belicoso que, según se dice, eran antropófagos. Justo por esta razón, a esta mala costumbre se la llamó caribalismo, que después se diría canibalismo y de ahí la palabra caníbal.

Cuando los peninsulares llegaron a tierras de Anáhuac, encontraron maizales en abundancia, y como los taínos ya les habían presentado a esta planta con el nombre de maíz, no estuvieron dispuestos a aceptar tlaolli,  nombre que usaban los hablantes de náhuatl. Es probable que la voz taína “maíz”, estuviera relacionada con “diente”, ya que en esta lengua, mahite significa “desdentado”, es decir… chimuelo. Hecho nada raro, ya que aún hoy, cuando alguien esboza una gran sonrisa dejando ver su dentadura, decimos que “peló la mazorca”.

En lengua náhuatl, al fruto del nopal lo llamaban nochtli; pero los españoles, de los taínos habían aprendido que este fruto se llamaba tuna, que significa “la que guarda agua”. Este nombre le ganó la batalla a la voz nochtli y hoy, nos comemos las tunas… aunque nos espinemos la mano.

Lo mismo ocurrió con maguey, nombre con el que los taínos conocían a la planta de la que se saca el pulque y que significa “el gran sol(ma:grande guey:sol), seguramente porque su forma la asociaron con el astro brillante. En lengua mexicana, su nombre era metl, y si bien ya no le decimos así, usamos la palabra mecate, para nombrar a una cuerda fabricada con ixtle, fibras de metl.

No son pocas las palabras que heredamos de los taínos. Los evocamos cuando saboreamos tacos de barbacoa (tablado en donde se asaba la carne); o en la canción de Crí-Crí que dice: “Ahí va la hormiga, con su paraguas y recogiéndose las enaguas”, (de Inagua: Falda hecha de algodón que usaban las mujeres casadas entre los taínos). A estas voces podríamos agregar: cacique, maraca, macana, güiro y muchas otras.

Todas estas palabras, algunas que consideramos muy nuestras, guardan el eco de los taínos, aquel pueblo que fue la primera víctima del  choque entre dos mundos.

FIN

Naboria daca, mayanimacaná

(Juan Luis Guerra)
(Expresión de los indios taínos ante el acoso de la muerte)

Naboria daca ae Soy un siervo
mayanimacaná no me mates
naboria daca soy un siervo
guaitiao tu hermano de sangre
mayanimacaná no me mates
naboria daca eo soy un siervo
naboria daca ae soy un siervo
naboria daca eo soy un siervo
a mayanimacaná no me mates
naboria daca eo soy un siervo
Calichi Fuente de la montaña alta
guarico guakía ven a nosotros
calichi fuente de la montaña alta
guariquén mira, ven a ver
machichi mi corazón
mayanimacaná no me mates
machichi mi corazón
yu blanco
peiti negro
ris rojo
Naboria daca, mayanimacaná Soy un siervo, no me mates
Anuncios

3 comentarios on “Ecos taínos”

  1. Jorge Gustavo Cantero Sandoval dice:

    Arturo:
    No encuentro imprecisiones en tu nota. Más aún completas y añades a lo que yo sé o sabía.
    Sólo para enriquecer tu nota, añado más palabras del arahuaco que conozco y tuve el celo de retenerlas de memoria:
    bohio, tiburón, sabana, canoa, ceiba, caoba, huracán, jíbaro, piragua, bejuco, caimán, cuyo, cocuyo, guacamaya, papaya, guayaba, maní, mamey, guanábana, hamaca, tabaco, jaiba, yuca…etc.
    Son palabras bonitas, excepto tabaco; pues en lo personal me conecta con el asqueroso vicio de fumar y me atosiga, me asfixia la plaga de fumadores que a diario me encuentro.
    A tanto daño que los españoles hicieron a esta etnia, sin embargo recibieron la venganza de los araguacos que fue la serie de enfermedades y muertes por el vicio de fumar de los españoles que adquirieron por el tabaco. Yo creo que por ese motivo han muerto más españoles que araguacos asesinados por aquéllos.

    Me gusta

    • Arturo Ortega Morán dice:

      Tabaco: La venganza taína… 🙂

      Muy buena, gracias por las otras palabras. Interesante “cocuyo” que yo hubiera jurado que era maya,

      Saludos

      Me gusta

  2. rosa maria dice:

    no es lo q estoy buscando cuado busco algo sale otra cosa

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s