De hueso colorado

Por Arturo Ortega Morán

Coral de hueso colorado

¿Tú sabes por qué, en México, a quien es partidario a ultranza de algún deporte se le dice que es aficionado de hueso colorado? En realidad ser de este material y de este color, no es exclusivo del deporte. Se aplica como calificativo a cualquiera que muestra una pasión desmedida por: un partido político, una ideología, una religión o lo que sea.

Es muy curiosa la historia de esta expresión. Primero, hay que decir que el hueso colorado, en su origen, es una suerte de coral que fue llamado así por parecer hueso y ser de color rojizo.

Desde muy antiguo, de este material se han fabricado diversos objetos como: collares, aretes, mangos de cuchillos y muchas otras artesanías. Podríamos citar que en el año 1600, se hizo un inventario de los bienes muebles que pertenecieron al rey Felipe II, y entre estos aparece:

“Una mariposa que tiene las alas de hueso colorado y el cuerpo de piedra verde, guarnecida de oro de ocho quilates; que, con las dichas piedras, pesó quatro castellanos y dos tomines: tasada en cinco ducados”.

Entre los marineros, eran muy apreciados los objetos de hueso colorado, quizá porque podían venderlos en tierra en buen precio. Así que, un objeto de este material, era muy de tomarse en cuenta. De este concepto, nació una curiosa metáfora. Los navegantes del Golfo de México, no en pocas ocasiones se enfrentaron a los fuertes vientos que soplaban del Norte; eran vientos muy intensos, muy “de hacerse notar”, y por eso los llamaron: “vientos de hueso colorado”.

Lo anterior lo podemos corroborar en el Diccionario Marítimo Español que se publicó en 1831, ahí dice:

Luchando contra el Norte de hueso colorado

“En la América Septentrional y particularmente en el seno mejicano, denominan Norte de hueso colorado al temporal fuerte que sopla de dicho lado”.

Referencia más temprana dejó Alexander de Humboldt, en Ensayo político sobre el Reyno de la Nueva España, 1811; ahí escribió:

“También en los meses de mayo, junio, julio y agosto; se hacen sentir en el golfo de Méjico ventarrones muy fuertes, á que se dá el nombre de nortes de hueso colorado, pero por fortuna no son muy comunes”.

Todo indica que fue a fines del siglo diecinueve cuando, también en México, la expresión “de hueso colorado” se extendió para referirse a quienes, como fuertes vendavales, se aprestaban a defender alguna ideología o algún partido político. En Caras y Caretas, obra escrita en 1894; ya se ve la evolución de la metáfora. En un fragmento se lee:

“Pitoche, que cuando está con la juventud se las echa de liberal de hueso colorado, no puede tenerse en pie de la risa”.

Durante la Revolución Mexicana, la expresión floreció para referirse a los revolucionarios que defendían a capa y espada alguno de los bandos en pugna. Se hablaba de “carrancistas de hueso colorado”, “maderistas de hueso colorado”, etc.

Aficionados de hueso colorado

El tiempo ha pasado y el lenguaje de los marineros ha cambiado; ya no se habla de los “temporales de hueso colorado”, la Revolución Mexicana quedó atrás y ya no hay “revolucionarios de hueso colorado”; pero la expresión se ha mantenido en la memoria de los mexicanos, ahora para referirse a cualquiera que manifiesta una pasión desmedida por: un partido político, una ideología, una religión, algún equipo de futbol o lo que sea.


11 comentarios on “De hueso colorado”

  1. susana dice:

    Muy interesante la información No la conocía esa expresión.
    Pero es muy buena que se haya mantenido en la memoria de ustedes, pues las pasiones desmedidas siempre encuentra eco para celebrarlas

    Me gusta

  2. Arq. Jehú dice:

    _
    Ahora sí me sorprendiste… esta investigación es muy buena!!!
    Felicidades y gracias.

    Me gusta

  3. Beatriz dice:

    Recibo muchos correos, pero lo mejor es “Cápsulas de la Lengua”
    Muchas gracias
    Beatriz

    Me gusta

  4. Marycarmen dice:

    Jehú; pues mira que todas las investigaciones de Arturo me parecen interesantes…Por cierto, recibe un saludo desde Sonora.
    Gracias Arturo, por tomarte el tiempo de investigar por nosotros…¿El tiempo se toma????
    Abrazos sonorenses amigo

    Me gusta

  5. Anónimo dice:

    CHIVAS DE HUESO COLORADO!

    Me gusta

  6. Anónimo dice:

    WOW, QUE INTERESANTE, nunca creí que su historia fuera tan extensa,
    Saludos de Veracruz

    Me gusta

  7. zhengyong dice:

    hola usted vende coral rojo

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s