Santa Clos

Por Arturo Ortega Morán

San Nicolás de Bari

Entra diciembre y el ambiente navideño inunda la ciudad. En este marco no puede faltar la  jovial imagen de Santa Clos, el robusto anciano que por arte de magia en tan sólo unas horas, reparte juguetes a millones de niños. Vuelve también la recursiva pregunta: ¿Por qué Santa Clos y no Santo Clos? ¿Qué acaso se “le sabe” algo?

Para evitar chismes y malos entendidos, vamos aclarando que Santa Clos es producto de la metamorfosis que a través del tiempo, han sufrido el nombre y la imagen de San Nicolás de Bari. Este personaje nació a finales del siglo III, en Licia (Hoy Turquía). Se sabe que fue Obispo de Myra y de él se cuenta que era un hombre benevolente con especial afecto por los niños pobres, entre los que repartió la fortuna que heredó de su familia. Fue uno de los santos más venerados durante la Edad Media, y muy especialmente en Bari (Italia) donde se conservan sus reliquias que fueron recuperadas por marineros italianos de los musulmanes en 1087.

Lo más probable es que como una remembranza de su mítica generosidad, en el siglo XIII nació la tradición de -en nombre de San Nicolás-,  dar regalos a los niños el 6 de diciembre, día en que la Iglesia recuerda a este santo. Todavía en muchos pueblos europeos, esta costumbre se mantiene con diferentes modalidades.

Sinterklass en Holanda

En Holanda, por ajustes fonéticos, San Nicolás es llamado Sinterklass. Tuvo tal arraigo en este país que se convirtió en el santo protector de Amsterdam.  Todavía hoy, cada diciembre “llega” con vestimenta de obispo, barba blanca, montando un caballo blanco y acompañado de su fiel esclavo negro Zwarte Piet (Pedro el negro). Además, carga un saco con regalos para los niños buenos y varas para castigar a los desobedientes. En el siglo XVII, a los niños holandeses se les decía que Sinterklass vivía en España y que el saco que llevaba, era para meter a los niños que se habían portado mal durante el año y entonces los llevaba a España, un castigo horrible para la época ya que ambos países eran acérrimos enemigos.

En 1624, los emigrantes holandeses fundaron Nueva Amsterdam (Hoy Nueva York) en territorio americano. Con ellos llegó la tradición de Sinterklass; por la influencia de otras pronunciaciones   fue que se dijo Santa Claus. Esto explica por qué “santa” y no “santo”. Poco a poco, el personaje se popularizó en todo el continente americano para después regresar a Europa con su nuevo nombre y su nueva imagen.

Por otro lado, la Iglesia luterana intentó contrarrestar la tradición de San Nicolás, promoviendo que el portador de regalos fuera el propio Niño Jesús -el Cristkind-, aunque con poco éxito. No obstante, sí que tuvo un efecto, pues San Nicolás entregaba los regalos durante la noche del 5 al 6 de diciembre y el rápido avance de la costumbre de entregar los regalos del Niño Dios en el día de Navidad, forzó a que él también entregara los regalos ese día.

Santa Clos de Thomas Nast

La imagen actual de Santa Claus es producto de la imaginación de algunos artistas americanos. En un poema escrito por Clement C. Moore en 1823,  se le describe como un tipo gordo y alegre que viajaba en un trineo estirado por renos. Un dibujante satírico, Thomas Nast, entre 1863 y 1886, creó progresivamente la imagen básica de Santa Claus a través de sus ilustraciones publicadas en la revista Harper’s. Nast lo vistió de rojo, con gorro y botas altas. Le adjudicó un taller en el Polo Norte y el mantener vigilancia sobre todos los niños del mundo.

Santa Clos (Coca Cola)

Finalmente fue la Coca Cola la que le dio su actual aspecto cuando, en 1931, encargó a Hadbon Sundblom -dibujante de origen sueco- que remodelara el Santa Claus de Nast. Con Sundblom, Santa Clos se vistió de lujo, se convirtió en un personaje jovial de mirada pícara. Y desde luego en su vestimenta se enfatizaron los colores rojo y blanco, que son los de la compañía.

Así las cosas, debe quedar claro que el nombre Santa Clos es producto de una evolución fonética. Suena a disparate querer castellanizarlo diciendo Santo Clos, en todo caso habría que regresar al original San Nicolás. Aunque en el Santa Clos de hoy, ya no queda nada -si acaso la barba- de aquel obispo que nunca se imaginó…  que terminaría vendiendo refrescos.


9 comentarios on “Santa Clos”

  1. Hugo Benita dice:

    Gracias Arturo, pero esta vez no lo compartire con mi hijo pequeño…..tu entiendes….Saludos y Felices Fiestas!!!(Que Santa Claus te traiga todo lo que le pediste)

    Me gusta

  2. susana dice:

    Este tan didáctico y hermoso post, nos une a todos a compartir con corazón de niño y contigo Arturo la próxima celebración de Navidad.
    Felices Fiestas Arturo, junto a los seres que amas. Gracias por tu dedicación a lo largo de tu vida a esta tarea tan noble que nos beneficia en conocimiento y que disfrutamos de corazón.
    Desde Patagonia Argentina mis bendiciones ++ el deseo de mucha abundancia en paz y amor para todos.

    Me gusta

  3. En mi familia eran los Reyes Magos los que nos traían regalos el 6 de enero. Sin embargo tenía unas tías en cuya casa el Niño Jesús nos dejaba regalos en 25 de diciembre. En Cuba le decíamos Santiclós.

    Por favor mándame en lo sucesivo tus reportajes a gmail puesto que mi Hotmail account fué comprometida por alguien vendiendo Viagra. Incidentalmente una hermana mía que es bien anciana y además monja fué una de los recipientes de esa propaganda

    Me gusta

  4. Calles dice:

    “Suena a disparate querer castellanizarlo diciendo Santo Clos”… Por el contrario, la evolución histórica de la palabra permitiría a los hablantes manipular la palabra. ¿Acaso no es igual de disparatado decirle Santa Claus a Sinterklass? ¿Por qué esa alteración sí es válida y la otra no? El argumento de que decir Santo Clos no es correcto sólo porque suena a disparate, no es convincente.

    Me gusta

  5. Arturo Ortega Morán dice:

    Estimado Calles:
    Es cierto que las palabras evolucionan o se distorsionan (cuestión de enfoques) y hay diferentes fuerzas que son las responsables. Una de ellas es la diversidad fonética, o sea la dificultad para pronunciar una palabra de origen extranjero; de esta índole es la distorsión Sinterklass>Santaclaus. Podemos citar miles de ejemplos, a bote pronto me viene a la mente “merolico” que fue la forma en que los mexicanos pudimos pronunciar “Meraulyock”. Poco se puede hacer ante esta fuerza.

    Otra fuerza de distorsión, es la “mala interpretación”. Se da cuando a lo que oímos le damos una falsa interpretación y entonces, para tratar de “corregir” lo que a nuestro juicio está mal dicho, hacemos los ajustes que consideramos necesarios. De esta índole es Santa Clos > Santo Clos. El razonamiento es: “Es hombre, por lo tanto no debe ser Santa, lo correcto es Santo”. No obstante en Santa Clos no es que se haya aplicado mal el género, es sólo consecuencia de distorsiones fonéticas. Ante esta fuerza, puede oponerse el conocimiento y ya el tiempo dirá si eso fue suficiente para detener esa distorsión. Si no es así, no pasa nada… el lenguaje seguirá su camino. Algunos sólo lo verán pasar, otros tratarán de influir en él y habrá quien ni cuenta se dará de que pasó.

    Saludos y gracias por tu comentario que me dio pie a escribir este rollo.

    Me gusta

  6. Arturo Saldivar dice:

    Gracias por compartir estos conocimientos, no quiero ser de los “que ni cuenta se darán de que pasó”. Felicidad y lo mejor de este momento, que encuentren la felicidad donde la esten buscando¡¡¡¡.

    Me gusta

  7. […] Tú como dices ¿Santa Clos o Santo Clos? capsuladelengua.wordpress.com/2010/12/15/santa-clos/  por harktos hace 3 segundos […]

    Me gusta

  8. Daniel Estrella dice:

    jajajaj!! pobre san Nicolas , termino vendiendo chescos y vaya que NO CUALQUIER REFRESCO, por que son una porqueria de refrescos!!

    Me gusta

  9. ¡Amé tu post! Informativo, didáctico y entretenido.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s