Esos locos bajitos

Por Arturo Ortega Morán
20-razones-para-no-poner-plumones-a-los-nic3b1os-21“Esos locos bajitos…”,  así se refiere Joan Manuel Serrat a esos seres pequeños hechos de curiosidad, simpatía e inquietud… una inquietud que muchas veces rompe la paciencia de los adultos, que ya desesperados, buscan desahogo en el lenguaje y entonces los llaman con palabras fuertes, como: ¡diablo de muchacho! ¡mocoso! Y muchas otras.

Muchas palabras para nombrar a los niños son hijas de la impaciencia. En el noreste de México los llamamos “huercos”, voz que viene de Orcus, el dios del inframundo en la mitología romana de imagen muy similar a nuestro diablo. Así que “huerco” es como decir “diablillo”.

En muchas partes de México, de origen náhuatl, a los pequeños los llamamos escuincles,  de itzcuintli (un perro prehispánico); seguramente por lo inquietos y escandalosos que suelen ser.

Pero también hay palabras dulces, como  chilpayate, con la que se nombra  específicamente a los bebés. Se deriva del náhuatl  tzipilpayatl que se forma de tzipil (niño llorón) y payatl (reboso). De modo que chilpayate es el niño de rebozo, que al no poder hablar, se da a entender con el llanto.

Chilpayate

Otra palabra muy usada en nuestro país es chamaco, de chamauak que en náhuatl significa “lo que está creciendo”. En regiones de Michoacán, se escucha guacho o guache para referirse a los pequeños, es voz de origen purépecha, en donde vuache significa “hijo”, ya documentada en el Diccionario de la lengua tarasca de Fray Maturini Gilberti (1559).

En regiones sonorenses, a los niños los llaman bukis. Es voz de los yaquis, pueblo prehispánico de aquellas tierras. En esta lengua, buke significa criar; y de ahí, buki pasó a significar criatura.

Otra palabra que no podemos dejar de lado es chavo, que viene de chaval, voz  del caló gitano que significa muchacho joven; y que tiene raíces en el sánscrito yaval que significaba lo mismo.

Abundan palabras para nombrar a los niños, muchas de ellas hijas de la impaciencia…  como cuando los llamamos “traviesos” justamente porque con sus travesuras “se nos atraviesan” y se convierte en obstáculo para nuestra tranquilidad,+; aún así son nuestros locos bajitos,  a los que cuidamos y  amamos entrañablemente.


5 comentarios on “Esos locos bajitos”

  1. jeje.. muy bn!!
    Interesante definitivamente.

    Me gusta

  2. Lili dice:

    mmmmm me gustó, en el norte de Perú, a estos diablitos les decimos “churres”

    Me gusta

  3. Gilda dice:

    Y de casualidad ¿sabe de donde viene “lepe”? la escucho y digo constantemente pero no tengo la menor idea de donde salió.
    Gracias por este blog, cada vez que lo leo, aprendo algo interesante y lo comparto.
    ¡¡Saludos!!

    Me gusta

  4. michelle dice:

    osea q la respuesta es neologismo

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s