¡Ya me cayó el veinte!

Por Arturo Ortega Morán

¡Ya me cayó el veinte! Así decimos en México cuando por fin logramos entender algo. La expresión tiene origen en la época en que, en México, los teléfonos públicos y otras máquinas de ranura, funcionaban con una moneda de veinte centavos «un veinte». Cuando se lograba la comunicación, la moneda caía en el recipiente del teléfono y entonces se decía: «ya cayó el veinte ». Si por el contrario, la comunicación no se lograba, entonces se decía: «no cayó el veinte». De este decir, los mexicanos hicimos metáfora y ahora lo usamos para referirnos a ese momento en que por fin se nos «prende el foco» y logramos entender algo.


Esta historia no estaba destinada a ser tan breve, lo supe al descubrir que, no somos los mexicanos, los únicos a quienes una moneda hace clic en el cerebro. En Inglaterra dicen: «the penny has dropped» (el penique ha caído). La expresión surgió por comparación con las viejas máquinas de ranura de la época victoriana, donde un juego funcionaría sólo cuando el penique (moneda inglesa) cayera. ¡Igual que nuestro veinte!


También en Alemania dicen: «Jetzt ist bei mir der groschen gefallen!», que puede traducirse como «me cayó el groschen»; donde groschen  es una vieja moneda alemana para activar máquinas de ranura. ¡Y sí! Se usa para decir «ya entendí». ¡Otra vez nuestro veinte! Ahora en tierras teutonas.

Por si fuera poco, en hebreo existe la expresión «Nafal Ha-asimón» (cayó el asimón ). Y qué creen… resulta que el «asimon» era la moneda que en Israel ¡caía en los teléfonos públicos cuando se hacía una llamada! Y figurativamente, la expresión significa «ya se entendió».

Visto lo anterior, ya no me extrañó saber que en Rumania dicen «mi-a picat fisa» (me cayó la ficha); en Argentina «me cayó la ficha»; en Venezuela «me cayó la locha» y en Brasil «caiu a ficha».

En todos los casos, hay una moneda que cae a un teléfono público o a una máquina de ranura, y siempre significando ese momento en que por fin se logra entender algo. Sólo queda por decir… ¡Qué difícil es ser original!


3 comentarios on “¡Ya me cayó el veinte!”

  1. Rosalina Romero dice:

    iNTERESANTE METÁFORA QUE LE DA COLORIDO Y SIMPATÍA A LA EXPRESIÓN REGIONAL HISPANA. ENMI PAÍS TENEMOS MUCHAS, PERO NO RECUERDO ALGUNA QUE SE PUEDA ASOCIAR A LA DE USTEDES. BUSCARÉ, PORQUE DEBE EXISTIR ALGUNA. DESDE CIUDAD PANAMÁ.

    Me gusta

  2. Gerardo S. Farfán dice:

    ¡Muy interesante! Lo más curioso es que sigamos utilizando una frase cuyo referente ya no existe (la moneda de 20 centavos); y no actualicemos nuestros “dichos”. Algo similar ocurre con la forma de contestar el teléfono, pues aún es común la frase “¡Bueno!” alusiva a cuando las llamadas se realizaban por vía operadora y el “bueno” hacía referencia a un buen establecimiento de la conexión persona a persona. ¿Qué tal?
    Gracias por tus investigaciones. Saludos.

    Me gusta

  3. fabian alamo dice:

    si es impresionante como se utiliza algo similar, para recursos similares, en este caso en la comunicacion en y en paises e idiomas tan diferentes, creo que la teoria de la sincronizacion de carl gustav jung le da una explicacion a eso, un abrazo y ojala pueda desde aqui argentina comprar tu libro.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s