Historias de colores

Por Arturo Ortega Morán

Publicado en la revista Rinconete, del Centro Virtual Cervantes, el 7 de junio del 2005

Vivimos en un mundo de colores, y más allá de percibirlos con los ojos, podemos encontrar en sus nombres historias interesantes que, sin fallarle, podemos decir que son de gran colorido.

Verde

Imaginar un paisaje campestre es imaginar el verde, que está ahí como fondo elegido por la naturaleza para colorear al reino vegetal. No es raro, entonces, que de este nombre hayan surgido voces como verdura, para referirnos a los vegetales con los que hacemos ensaladas, y vergel, para nombrar a los paradisíacos lugares en los que se cultivan árboles y flores.

Voz menos romántica, pero que también derivó del verde es verdugo. Así llamaban a quien ejercía el infame oficio de flagelar y, aún, dar muerte a los condenados. Una típica herramienta de trabajo de estos personajes era un verdugo; llamado así porque era una vara aún verde. Con este instrumento, se garantizaba dejar en las espaldas de los clientes, impresionantes verdugones (heridas hechas con un verdugo). Después, por ese proceso del lenguaje que los académicos llaman metonimia, verdugo paso a denominar a quien, de aspecto fornido, tenebroso y con capucha negra,  usaba esta herramienta.

Rojo

En latín, russeus era el color rojo, y rubeus se llamaba a algo rojizo. De ahí, habrían de nacer en castellano palabras como: rubí, para nombrar a la piedra preciosa de color rojo; roble, el árbol cuyo color recuerda al rojo; rubéola, por el color de la erupción en la piel y rubor, el semblante rojizo que adquiere una persona al sentir vergüenza o coraje. Entonces, algo ´anormal´ hay cuando llamamos rubios a las personas de pelo amarillo, pero eso es cuestión de los matices que van adquiriendo las palabras en su largo viaje.

Mención especial merece la palabra rúbrica. Llamada así porque en antiguo, los documentos se firmaban con tinta roja, quizá, como remembranza de un tiempo en que las firmas se estampaban con sangre.

Amarillo

Del amarillo, se cuenta una historia interesante. La palabra latina amarus significa amargo y su diminutivo es amarellus. Los antiguos observaron que cuando a alguien se le ponía la piel amarilla, era común que también sufría de un sabor amargo en la boca. Es muy probable que se tratara de enfermos de ictericia. Quienes padecen esta enfermedad, producen una cantidad anormal de pigmento biliar, que es la causa de estos síntomas. Así, de asociar el sabor con el color , nacería el color ´amarguillo´ que hoy decimos amarillo.

Caqui

Color de nombre extraño es el caqui, muy usado en uniformes militares. Khak, en lengua persa, significaba polvo o tierra. De ahí pasó a la India, donde en lengua urdu (la que se habla en Cachemira), se acuñó el término khaki (polvoriento). En tiempos de la dominación británica, la ropa del ejército Indio era de color tierra, de ahí que los nativos le llamaran khaki a estos uniformes. Al principio, la palabra se usó sólo en la India, pero, en la guerra de los Boers, entre ingleses y colonos holandeses que se produjo en Sudáfrica (1899-1902), el uso de este color se generalizó para los uniformes militares y la palabra se difundió con rapidez por el mundo. De su uso en castellano, la más antigua documentación que encontré, está en la novela mexicana Los de abajo, que en 1916, escribió Mariano Azuela. En una parte dice:

 «¡Ah, las tropas de Villa! Puros hombres norteños, muy bien puestos, de sombrero tejano, traje de kaki nuevecito y calzado de los Estados Unidos de a cuatro dólares».

Aunque mucho se usó la grafía kaki, finalmente la palabra se hospedó en el Diccionario de la RAE en la edición de 1925, con la forma caqui.

***

La voz color, tiene su origen en el latín antiguo colos, cuyo sentido implícito es lo que cubre, y, ¡vaya que sí cubren!, con unos cuantos de ellos, hemos cubierto un buen espacio, y para no hacer esto tan largo, por hoy  ahí lo dejamos. Ya habrá otra ocasión para seguir sacando de la bolsa… más historias de colores.


4 comentarios on “Historias de colores”

  1. Bonito, documentado y, cómo no, colorido trabajo, don Arturo. Muchas gracias desde la Tierra del Faisán y del Venado.

    Me gusta

  2. El más curioso es el amarillo. El artículo me ha resultado muy interesante. Salud(os).

    Me gusta

  3. Mijail dice:

    Un trabajo de investigación que da colorido a nuestras ideas y conocimientos. Gracias maestro

    Me gusta

  4. claudia islas dice:

    La imagen es digital o una pintura?

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s