Extraña reunión

Por Arturo Ortega Morán

Artículo, publicado en Riconete (1/09/2005),  propiedad del Instituto Cervantes

Extraña reunión fue esa, pero ahí estuvieron, compartiendo una humillación de siglos. Por fin se decidieron a hablar del asunto, y, en un rol improvisado, fueron desahogando sus añejas frustraciones.

—Por milenios —dijo uno de ellos—, he deleitado el paladar de los hombres al regalar un sabor especial a sus alimentos. He sido alivio para mujeres que, amamantando, han padecido de escasez láctica. También, he sido bálsamo para quienes han sufrido de males estomacales. No obstante, mal he sido pagado. Sólo por ser menudo y esbelto, cuando a los hombres algo no les importa, dicen: «Me importa un comino».

Humillación antigua es esta, ya en 1599; Mateo Alemán escribió Guzmán de Alfarache, que en un fragmento dice:

«El mozo se puso pensativo a mirarme, que en todo cuanto llevaba no pudieran atar una blanca de canela “ni valía un comino”, y trataba de ponerle su ropa en precio».

 

—Y qué decir de mí —dijo el segundo—. Por siglos, he sido juguete en tiernas manos infantiles, que sorprendidas, han descubierto mi cualidad de convertir el aire en sonido agudo. Por centurias, el sereno y yo, rondamos en noches: ora claras, ora obscuras, ora frías o a veces lluviosas. Juntos entonamos, noche tras noche y hora tras hora, ese canto de tranquilidad que era arrullo para los soñolientos vecinos «Piiittt, Piiittt… las doce y sereeenooo».

El tiempo se llevó al sereno, a quien creí mi eterno compañero, pero yo sigo aquí. Hoy por hoy, mi sonido tiene el poder de crear grandes gozos y grandes frustraciones. Cuando en un estadio, los jueces me usan para marcar o anular eso que los hombres llaman «gol», las emociones pueden llegar a ser cuestión de vida o muerte.

No cabe duda, debería estar orgulloso de mi onomatopéyico nombre. Pero, desde hace siglos y sólo por ser pequeño, cuando a los hombres algo no les importa dicen: «Me importa un pito».

De muy antiguo es este desdén. Ya, en 1595, en Perú, cuando Felipe Guamán escribió La primer nueva crónica y buen gobierno, en un fragmento escribió:

«Sacra Magestad, lo que a de consederar que en las minas de azogue se acavan y los que quedan son asogados, que “no vale un pito”».

—Pues yo tengo que decir —dijo el último en turno—, que en la vieja Anáhuac me llamaron quilitl; en náhuatl vale por «hierba que se come». Durante siglos, fui importante en la dieta de los antiguos mexicanos, y, los que hoy se acuerdan de mí, ahora me llaman quelite. También, en la antigua España me conocieron, pero ahí me llamaron bledo. Allá supe que los hombres no valoran lo que existe en abundancia, aunque pueda serles de gran provecho. Por eso, al verme abundante y por lo tanto barato, cuando algo no les importa dicen: «Me importa un bledo». Es también añejo el menosprecio, ya, en 1634; Francisco Rojas de Zorrilla escribió unos versos que así rezaban:

La opinión, no importa un bledo;
el puntillo, es un puntillo;
vaya el pundonor es cuento;
la fama, es paja la fama;
no hay más honra que el provecho;

—Extraña reunión fue esa, pero lo que ahí se habló, llegó a oídos de los académicos de la lengua y al comentar el asunto, dijo uno: «a mí me importa un comino»; dijo otro: «a mí me importa un pito» y dijo un tercero: «a mí, me importa un bledo».

Así: el cominoel pito el bledo, cargaron su humillación y se fueron con desgano, cada uno por su lado, pensando… «quizá en otra lengua, nos traten mejor».

Anuncios

14 comentarios on “Extraña reunión”

  1. jibrac dice:

    Jajaja!, me hizo reír esta excelente cápsula. Gracias por compartirla!

    Sí, la referencia al comino y al bledo (así le llamaban al amaranto los primeros cronistas de la Nueva España), se usaba como comparación con algo sin importancia, dado el pequeñísimo tamaño de esas semillas. Lo del pito, supongo que por ser un instrumento simple y barato.

    Me gusta

  2. Hermoso, poético y provechoso texto. Un millón de gracias. Y por otra parte, no conocía yo el apellido Guamán, a menos que sea un error de dedo. Y el siguiente párrafo me recordó la tendencia, empobrecedora creo, de locutores de televisión que son copiados por otras personas con escaso criterio, y que han suprimido de su léxico el femenino de primer, que obviamente es primera. Y eso sin que académicos, y mucho menos feministas, protesten o al menos pidan una explicación.

    Me gusta

    • Arturo Ortega Morán dice:

      Hola Gínder, gracias por tus comentarios. Guamán o Huamán si existe como apellido… Felipe Guamán fue un cronista peruano que vivio entre los siglos XVI-XVII, de origen indígena por cierto, quizá el apellido sea quechua. Saludos.

      Me gusta

    • Homar Marchebout-García de la Cadena dice:

      Hola, Gínder. Cabe hacer una aclaración sobre suprimir el carácter femenino de las palabras: Lo que apuntas, respecto a locutores y otros, son galicismos que se han estado colando a nustro lenguaje desde tiempos de Carlos V, por lo que hay quienes, emulando a quienes perciben como “educados”, dan a la palabra “primera” el significado y el sonido que los franceses le dan a su “première”.

      Pero habrá casos como “el ama de casa”, “el hada madrina” y otros aún más raros aún, como “el antigua patrona”, todas ellas necesidades de nuestra lengua para evitar la cacofonía, documentado todo esto ya por Juan de Valdés en la primera mitad del siglo XVI.

      Me gusta

      • Gínder Peraza Kumán dice:

        Gracias por el comentario, Homar. La cacofonía es fea, claro. Lo decía por expresiones como “la primer vez”, “mi primer experiencia”, “la primer remesa”, etcétera. Eso sí, ninguno de esos tipos o tipas dice “la primer dama” (término por cierto anacrónico, creo) ni “primer división” (de fútbol). Vaya un saludo.

        Me gusta

  3. Anónimo dice:

    Gloria de D’Amico mayo 14, 7.23 p.m
    Ni pito, ni bledo, ni comino… Me importa ‘¡Un potosí!’… Infinitamente gracias.

    Me gusta

  4. Remigio Sol dice:

    Cumplió tres años mi sobrino Rexmond. Para quedar bien con él —y sobre todo con sus padres— llegamos todos los tíos con regalos electrónicos y ropa de buena marca.
    El tío más pobre y menos “barbero” le regaló a Rexmond un pito de esos de barro que venden por un dólar las tiendas mexicanas.
    Rexmond se agarró a pite y pite toda la tarde con su regalo, dejándonos hasta las orejas con su algarabía.
    Fue obvio que le importaron un pito los demás regalos.

    Me gusta

  5. Muy bueno el artículo. Y muy simpático, jeje. Gracias. Ahora dicen, al menos en España, “Me importa un carajo”.

    Me gusta

  6. Arturo Ortega Morán dice:

    Gracias por sus comentarios… saludos afectuosos.

    Me gusta

  7. Luilla Molina Lazo dice:

    Estimado señor Ortega:
    En estos momentos, en Caracas, un grupo de 22 estudiantes estamos participando en un diplomado que versa sobre la “Corrección profesional de textos”, dictador por la Universidad Católica Andrés Bello. Uno del os puntos álgidos es la preposición y me interesaría saber si usted nos puede documentar al respecto y enviar artículos que traten el punto de los verbos y sus preposiciones.
    Agradezco sus gentilezas.
    Luilla Molina Lazo

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s