El nudo gordiano

Por Arturo Ortega Morán

¿Y por qué no?, en el mundo de la imaginación todo puede ocurrir. Hasta que dos nudos  entablen una sabrosa plática. Así fue cuando, por esas coincidencias de la vida, el nudo marinero y el nudo gordiano se encontraron en un camino. No era ocasión para ser desperdiciada con el silencio, así que la conversación no se hizo esperar:

-¡Hola! –dijo el nudo marinero–, veo que tú también eres un nudo, aunque, ¡qué curioso!, no distingo tus cabos. –Es que, ¡justo es lo que me distingue! Estoy hecho con tal artificio que mi geometría confunde a los hombres y ninguno me ha podido desatar. Me llaman nudo gordiano.

-¡Vaya!, veo que me he topado con un nudo interesante. Yo por el contrario soy un nudo simple, ¡ah!, pero eso sí, ¡muy seguro! Mis cabos están a la vista y con un poco de paciencia, cualquiera me puede desatar con facilidad. Nací para servir a los hombres del mar, por eso me llaman nudo marinero. Pero, mejor cuéntame de ti, ¿por qué tan extraño nombre?

-Es una vieja historia griega, de cuando el futuro se dejaba construir por los oráculos. Sucedió que en Frigia, pueblo ya desaparecido, el oráculo anunció que el nuevo rey sería reconocido porque entraría por la Puerta del Este y un cuervo se posaría en su carro. Ocurrió que un labrador llamado Gordio, pasó por esa puerta y el profetizado cuervo hizo lo esperado. De inmediato fue proclamado rey. Luego, cuando intentaron quitar el yugo de su carreta, el nudo de la correa era tan extraño y complicado que no pudieron desatarlo. Ese nudo era yo y desde entonces me llamaron nudo gordiano en honor a Gordio, a quien supongo mi creador.

-Ya decía yo que lo de gordiano no podía ser por gordo; está bien que estás

“rechonchito”, pero no es para tanto. Aunque ¿cómo es que si nadie te pudo desatar ahora estás aquí?

-¡Ay! Esa es la parte triste de la historia. Aquel oráculo que no tenía más en que pensar, dispuso que quien fuera capaz de desatarme sería dominador de toda Asia. No fueron pocos los hombres que por siglos lo intentaron y yo seguía ahí, bien amarradito. Pero, allá por el año 334 a.C., a Frigia llegó Alejandro Magno que se enteró de la leyenda. Intentó desatarme y falló, entonces dijo “vale tanto cortar, como desatar”, sacó su espada y ¡zaz!, me cortó de un tajo y así se cumplió la profecía.

El tiempo me convirtió en metáfora. Hoy, cuando los hombres enfrentan situaciones que no pueden resolver,  dicen estar ante un nudo gordiano. Un bello ejemplo de lo que ahora soy, lo dejó Cervantes en el Quijote: “…La propia mujer no es mercaduría que una vez comprada se devuelve o se trueca, porque es accidente inseparable que dura lo que dura la vida. Es un lazo que si una vez lo echáis al cuello, se vuelve en el nudo gordiano que si no lo corta la guadaña de la muerte no hay como desatarle”.

– Nudos somos y  en el camino de las metáforas andamos –dijo el nudo marinero a manera de despedida-, yo seré para los hombres el nudo que se desata con suavidad, paciencia, voluntad y destreza y tú serás el nudo que, al no poder ser desatado, debe cortarse con el filo de una acción drástica. Será asunto de los hombres tener la sabiduría para no confundirnos.

¿Y por qué no?, en el mundo de la imaginación… todo puede ocurrir.


6 comentarios on “El nudo gordiano”

  1. Oscar García dice:

    Muy bueno el cuento para explicarnos de dónde viene el nudo gordiano. Ameno, entretenido e ilustrador. Felicidades.

    Me gusta

  2. Gínder Peraza Kumán dice:

    Precioso relato, y excelente apunte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Muchas gracias una vez más, don Arturo.- gpk

    Me gusta

  3. Adelaido Guajardo Aguirre dice:

    EL MATRIMONIO HA DEJADO DE SER UN NUDO GORDIANO PARA CONVERTIRSE EN UN SIMPLE NUDO MARINERO. POR EL CONTRARIO MUCHOS POLÍTICOS SE NOS HAN CONVERTIDO EN UNOS VERDADEROS NUDOS GORDIANOS. UN SALUDO DESDE CD. VICTORIA, TAM.

    Me gusta

  4. Oscar Torres dice:

    Muchas gracias por este nuevo e interesante artículo.

    Me gustaría que Arturo Ortega escribiera sobre “unas son de cal, otras de arena”.

    Cordialmente,

    Óscar Torres Bogotá

    Me gusta

  5. Anónimo dice:

    tygfhghghg

    Me gusta

  6. Anónimo dice:

    Disculpen por la anterior respuesta , fue una impertinencia . Pero cuando de nudo se habla , el nudo anuda , y el desanudar es de personas listas . Es posible que haya nudos dificiles de desatar , pero como soy pesimista , lo dejo esos nudos , que voy a seguir viviendo . ademas usar un esfuerzo en desatar nudos , que no se van a desatar , no resulta lo mas conveniente . Por lo tanto dejenme con el nudo de mi vida . Que la fuerza les acompañe

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s