De la dicción al diccionario

“Donde la gramática no es dramática ni la ortografía es oligarquía”; con esa juguetona frase , Zazil-Ha Troncoso, periodista mexicana que hoy radica en Chile, presenta su blog Horrografías . Su pasión por las palabras le ha acercado miles de seguidores que están al pendiente de sus amenos comentarios sobre ortografía y gramática. Yo agradezco este hermoso texto que me envió para dar realce al programa “Ya me cayó el veinte”, transmitido el 28 de febrero del 2014, en el que celebramos el primer lustro de este entrañable proyecto.

Gracias Zazil-Ha🙂

En Twitter, puedes seguir a Zahil-Ha en @horrografías

Aquí el AUDIO-ARTÍCULO en la voz de Alma Rosa Jaramillo Olayo

*************  O ***************

Horrograf_a

@horrografias

Cuando decimos que una persona tiene buena dicción, por lo general nos referimos a que tiene buena pronunciación. Sin embargo, la palabra dicción no siempre tuvo ese significado. Hace casi tres siglos, en 1732, el primer diccionario de la Real Academia Española, llamado Diccionario de Autoridades, definía al vocablo dicción como “la primera y más significativa parte de una lengua”. Es decir, la palabra. Esa era su definición original, puesto que dicción viene del latín dicere, que significa decir. Así pues, dicción es el acto de decir, de ahí que en un principio se usara para referirse a las palabras, lo que también explica por qué esos libros que las ordenan alfabéticamente y nos dan su significado, se llamen diccionarios.

Cuando la Real Academia publicó un nuevo diccionario en 1869, consignó un segundo significado para la palabra dicción, ahora asociándola con la manera de hablar o escribir, dependiendo si se le da un buen o un mal uso a las palabras o construcciones. Y quince años después, en 1884, llegó un tercer significado para la palabra dicción, y que es el más conocido: manera de pronunciar.Pero yo quiero detenerme en los diccionarios. ¡Qué libros tan maravillosos! Un diccionario es como el Universo entero, porque todo lo existente está contenido en sus páginas. Bueno, no todo. El vocabulario científico, por ejemplo. Pero sí las palabras de uso común, y muchas que no lo son tanto. ¿Eres de aquellos que le preguntan al de al lado cómo se escribe tal palabra? ¿O si tal otra lleva acento, o una hache? Cuando lees un libro y se te atraviesa una palabra que no conoces, ¿investigas su significado o te quedas con lo que crees entender según el contexto? Si quieres mejorar tu ortografía y tu dicción, entendida como el uso acertado de las palabras, ¡usa el diccionario! Hará de ti una persona más culta y profesional, sea cual sea la actividad a la que te dediques, y en una de esas, hasta una mejor persona, pues no es una cualidad menor que seas capaz de expresar lo que sientes y piensas.


3 comentarios on “De la dicción al diccionario”

  1. Mary Carmen dice:

    Me gusta muchisimo tu página, enriquece mi manera de pensar y de hablar y hasta de actuar, por favor no dejen de mandarme correos. gracias.

    Me gusta

  2. Anónimo dice:

    GRACIAS NUEVAMENTE

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s