De empacho y empachados

Por Arturo Ortega Morán

¡Pies pa´que os quiero!, esta era una frase típica de quien iniciaba una veloz carrera para escapar de sus perseguidores. Los que eran atrapados, si bien les iba, eran mantenidos con vida para cumplir alguna sentencia o para servir como esclavos.

Para evitar que huyeran, se desarrollaron varios métodos y uno de ellos era colocar al reo en una trampa de madera en la que se hacían perforaciones para dejar atrapadas manos y cabeza, o simplemente los pies. A estas trampas las llamaron bretes, de la palabra germánica brett que significa “tabla”. Por eso hoy, cuando estamos en una situación en la que nos sentimos atrapados decimos ´estoy en un brete´.

 

En latín, a una trampa que sujetaba los pies la llamaron pedica, y la acción de poner una de esas trampas era impedicare, que después tomó el sentido de ´imposibilitar´ y de ahí nació el verbo castellano ´impedir´. De modo que, en su origen, impedir era ´amarrar los pies´,  así como ´estar impedido´ era estar con los pies entrampados, sin posibilidad de poder correr. El verbo latino impedicare, en francés dio origen al verbo empêcher  con el significado de trabar, entrampar. Luego, ya de rebote, este verbo llegó al castellano con la forma empachar. Por eso, a quien se le traba el estómago por andar de tragón, se dice que está empachado y según la creencia popular, para librarlo de tal desasosiego hay que curarle el empacho; para esto, el método recomendado por las abuelas es jalar la piel que está sobre la columna vertebral hasta que se oiga un “tronido”, entonces se dice que “ya trono el empacho” y entonces el desempachado queda como nuevo, listo para darse otro atrancón… bueno, eso es lo que se dice. También empacho lo usamos en expresiones como ´no tener empacho´ en hacer algo, o sea, hacerlo sin impedimentos. Un verbo relacionado es despachar, que tiene como antecedente el verbo latino despedicare o sea ´quitar la pedica´, que así llamaban a la trampa que inmovilizaba a lospies´. Por eso hoy despachar es quitar las trabas a una situación para resolverla.

 

Bueno, espero que hayan disfrutado esta historia que, sin empacho, hoy he querido compartir con ustedes.


4 comentarios on “De empacho y empachados”

  1. Rafael dice:

    Gracias, Don Arturo.

    Me gusta

  2. Fermín Díaz Barriga Bautista dice:

    Muy buen artículo Arturo, Feliz Cumpleaños

    Me gusta

  3. Saint dice:

    Agradeciendo el “desempacho. Aliviado por esta Cápsula, me auyudó a despejar una duda que ya me empachaba

    Me gusta

  4. Fernando Gómez dice:

    Me endilgan, sin empacho alguno, el “mamón” cada que presumo lo que aquí he aprendido. ¿Tendrá algún origen documentado la expresión? Me encantaría explicar y restregárselo a quien me lo aseste.

    Por otra parte y como siempre, mi gratitud por el esfuerzo sostenido que hace por volvernos menos ignorantes.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s