En martes ,ni te cases ni te embarques

Artículo publicado en la sección Rinconete, del Centro Virtual Cervantes, martes 29 de marzo del 2005

Arturo Ortega Morán

Los lunes, ni las gallinas ponen. Con este decir, se justifican quienes acostumbran tomar otro día de descanso para reponerse del extenuante ocio dominical. Mientras tanto, las pobres gallinas, sin derechos laborales e ignorantes de tal difamación, nunca suspenden su tarea diaria de proveernos de huevos para nuestros almuerzos.

Luego, llega el martes y se acaban los pretextos para no trabajar. Pero, si se han de hacer tareas importantes, mejor dejarlas para el miércoles, porque bien sabido es que: en martes, ni te cases ni te embarques. Y es que, muchos, tienen a este día como el más nefasto de la semana.

No se piense que la mala fama del martes es de ahora. Ya, en 1237, en España, una pluma anónima se reveló contra esta creencia y escribió:

Non creas en fechizeros, nin en agoreros, nin cures de adevinos, nin de esturnudos, nin en otras burlas, nin dudes de andar en martes, nin dexes de fazer lo que quisieres. Que deves creer que Dios non fizo cosa mala, nin día malo nin ora. E pon toda tu fe en Dios, e tus fechos yrán adelante.

Unos cuantos siglos después, en 1637, Gonzalo Correas recogía el refrán:En martes, ni tu tela urdas ni tu hixa kases, y, en su explicación, nos entera del origen de esta creencia:

Opinión del vulgo kontra el martes; i naze de ser tenido Marte en la gentilidad por Dios de las batallas, i este planeta domina en este día, i por eso le tienen por aziago los inorantes, tomándolo de la gentilidad, ke no hazía kasamientos en martes por su Dios de disenciones (riñas) i batallas.

De los martes, también podemos decir que, en la antigua España, eran algo especial. Y es que, ese día, el populacho lo esperaba con ansia, porque era ocasión para divertirse presenciando el castigo a los ladrones, que uno a uno, pasaban con el verdugo para que les cortara las orejas. Muy decepcionantes, han de haber sido los martes en que no había ladrón castigado. Por eso, nació el ya desaparecido dicho no hay para cada martes, orejas, para decir que no siempre se tiene la misma suerte.

De esta costumbre, dejo noticia Melchor de Santa Cruz. En 1574 escribióFloresta española, que en una parte dice:

Llevando a cortar las orejas a un ladrón, el cual tenía largo el cabello, llegando al pie de la horca y alzándole el verdugo el cabello para cortárselas, como no las hallase, el ladrón le dijo: —¡Cuerpo de tal!, ¿soy yo obligado a dar orejas cada martes?

No cabe duda, muy difícil es quitarse una mala fama. Dígalo, si no, el martes, que desde tiempos remotos es tenido por día nefasto. Pero, en pleno siglo xxi, ya no deberíamos creer eso de que en martes, ni te cases ni te embarques. Y es que, ser supersticioso… es de muy mala suerte.

Anuncios

One Comment on “En martes ,ni te cases ni te embarques”

  1. Excelente artículo, don Arturo. Muchas gracias.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s