Epifanía y otras voces fantasmales

Por Arturo Ortega Morán

Epifanía de Dionisio (divinidad griega)

Aunque todavía quedan pendientes los tamales del día de la Candelaria, lo común es que el 6 de enero damos por terminado ese largo período de fiestas de fin de año. Con unos kilos de más y sin aún hacer el recuento de los daños, aplazamos los remordimientos y este día damos cuenta de las tradicionales roscas de reyes, acompañadas de una taza de espumoso chocolate. ¡Total!, ya habrá tiempo para ponernos en forma y volver a entrar en esos pantalones que hoy nos hacen parecer salchichas mal amarradas.

En muchos lugares de México y otros países, en este día los niños despiertan impacientes en busca de los juguetes que les han traído los tres Reyes Magos, rasgo que es una evocación de ese pasaje bíblico en el que, unos magos venidos de oriente, llevaron oro incienso y mirra al Niño Jesús recién nacido.  A esta fiesta milenaria, en la liturgia católica se le conoce como Epifanía, nombre que siempre me pareció extraño y en automático me hace recordar a don Epifanio, un simpático anciano que conocí en la infancia. Mis andanzas en estos trotes de investigar palabras, me enseñaron que epifanía es voz de origen griego que significa ´manifestación o aparición de una divinidad´, se forma de las palabras epi ´por encima´  y phainein ´mostrarse, aparecerse´. ¡Vaya!, don Epifanio se hubiera sentido muy orgulloso de saber esto.

Seguir la huella de esta fiesta nos lleva, como muchas otras celebraciones religiosas, a la importancia que para los antiguos tenía el ciclo del sol. El 6 de enero, doce días después de la celebración del solsticio de invierno ― que tenía lugar el 25 de diciembre― se consideraba que este astro ya había vuelto a la vida y esto era digno de celebración. Era la puerta de entrada a los días buenos, los que eran más largos, más calientitos y con una naturaleza despierta y generosa para brindar alimentos. Una verdadera epifanía de la divinidad bondadosa.

Los reyes magos

Los Reyes Magos, antes de que Baltazar fuera morenito

Según pueblos y tiempos, diferentes divinidades tuvieron su turno para tener su epifanía y, sobre estos cultos paganos, se construyó la Epifanía cristiana, asociándola con los magos que visitaron al niño y que, por cierto, ni eran tres, ni eran reyes ni se llamaban Melchor, Gaspar y Baltazar. Todo eso fue una construcción hecha muchos años después de los inicios del cristianismo. La cita bíblica de la que se desprende esta leyenda, se encuentra en Mateo 2:1-12, ahí se menciona que unos magos de oriente llegaron a Jerusalén para adorar al rey de los judíos que recién había nacido. No hay ni número ni nombres. Se menciona que le llevaron como presentes oro, incienso y mirra y lo más probable es que, por ser tres ofrendas, en cierto momento se haya pensado que fueron tres los visitantes. Los magos no eran reyes, eran sacerdotes de la religión de Zoroastro (mazdeísmo), en Persia. El nombre deriva de la raíz *magh ´poder´, eran hombres sabios cultivados en las ciencias de la época y a los ojos griegos y romanos, unos hechiceros. De ahí, la palabra mago y magia se asociaron al concepto de ´poder sobrenatural´, como el que hoy “tienen” esos personajes que sacan un conejo de una chistera.

Aunque todos los magos, los que hayan sido, procedían de tierras persas; vino muy bien la idea de hacerlos reyes de diferentes regiones para dejar bien claro que el alcance del cristianismo no se limitaba al pueblo judío. En la iconografía medieval, los tres reyes eran de raza blanca y fue en una modificación posterior cuando a uno de ellos, Baltazar, lo pintaron morenito. Así se creó el simbolismo de la epifanía cristiana, Dios manifestándose a los reyes, representantes de todos los pueblos de la tierra.

Epifanía y sus parientes

Del phainein griego ´mostrarse, aparecer´, podemos identificar otras palabras que comparten esta raíz. Una de ella es: fantasma, voz que los griegos usaban para referirse a cualquier cosa que se hacía visible. Podía ser un reflejo, una sombra o cualquier aparición. En uno de sus significados, el ahora más conocido, pasó a nombrar a la imagen del supuesto espíritu de una persona fallecida. Por asociación con este concepto, nació la palabra fantasía, para referirse a esas apariciones que son producto de la imaginación. Usamos también fantasma para referirnos a una calamidad que nos amenaza, como “el fantasma de la sequía” o “el fantasma de la pobreza”, después de todo, nos asusta tanto como la aparición de un muerto. En otros usos, a un pueblo deshabitado lo llamamos pueblo fantasma, porque nos parece que ahí residen estos entes; y a quien tiene como oficio escribir en nombre de otros, le decimos escritor fantasma.

Tanto epifanía como fantasma, tienen como antecedente más antiguo la primigenia raíz *bha que guarda el significado de ´brillar´, después de todo, lo que brilla se ve, se manifiesta, se aparece. Esto las hace parientes de otras palabras que tienen la misma procedencia como: fanal, del griego phanalion, que en origen era una antorcha o un farol;  diáfano, del griego diaphanos, que se decía de lo transparente, de lo que brillaba por dejar pasar la luz; y otra palabra de esta tribu es fanerógama, nombre de las plantas cuyas flores están a la vista, concepto guardado en las primeras tres letras.

La rosca de reyes

Celebración nórdica de la epifanía

Para variar, el origen de la rosca de reyes está en otra tradición pagana. En tierras nórdicas, desde tiempo inmemorial, se celebraba la epifanía de la divinidad con una fiesta en la que criados y familia compartían un pan (roscón) en el que se ocultaba una haba, al afortunado que la encontraba en su rebanada se le colocaba una corona de papel y era nombrado rey de la noche. La mala noticia para el efímero monarca, era que tenía que correr con los gastos de la pachanga. La fiesta se prolongaba hasta muy avanzada la noche y todos se ponían hasta el chongo libando con desenfreno. Escenas típicas de estas celebraciones fueron claramente documentadas por el pintor flamenco Jacob Jordaens,

En la tradición cristiana, el haba se transformó en un monito que representa al Niño Jesús; el afortunado que lo encuentra en su rebanada no tiene que pagar la fiesta, pero sí los tamales el día de la Candelaria; ¿y las bebidas espirituosas?… fueron substituidas por un delicioso chocolate.

Bueno, ahora ya sabes que si al partir la rosca en tu rebanada te encuentras un ente extraño, con toda propiedad puedes exclamar “¡Se me “epifanió” el monito!” y cuando todos se te queden viendo con ojos de “a este qué le pasó”, es buen momento para que les compartas esta historia que sabrá mejor acompañada con un pedazo de rosca y una taza de espumoso chocolate.

Anuncios

8 comentarios on “Epifanía y otras voces fantasmales”

  1. Antonio Lopez R. dice:

    En Pachuca Hgo. Mexico y comunidades cercanas, en fechas recientes, aun se acostumbraba colocar habas en lugar de ninos de plastico en la rosca de reyes. Tal vez sera por la tradicion mencionada por Arturo o prque en esos lugares la haba es muy comun.

    Me gusta

  2. Enrique. dice:

    Muy buen articulo.
    Aunque este año le voy a dar vuelta a la rosca, ántes de que se me epifaníe una “súper panza”.
    Saludos.

    Me gusta

  3. Juan Francisco Velasco dice:

    Te doy mi comengtario en Facebook que es menos deprimente :
    Hoy por la tarde estaremos celebrando LA EPIFANÍA DE JESUCRISTO.
    La Epifanía ( que significa «manifestación») es una fiesta cristiana en la que Jesús toma una presencia humana en la tierra, es decir Jesús se «da a conocer».
    Nuestro Señor, lo hizo ante diferentes personas y en diferentes momentos; pero el mundo cristiano celebra principalmente, la Epifanía ante los Reyes Magos ( o sabios de Oriente), que es celebrada desde las 6 de la tarde del 5 de enero y hasta las 6 de la tarde del día 6 de enero de cada año.
    Este acontecimiento conocido como “La Noche de Reyes” se celebra con un rito: hacer regalos a los niños, conmemorando los presentes que los Reyes Sabios llevaron al Niño Jesús.
    Según la tradición, Gaspar, Melchor y Baltasar (que representan a Europa, Asia, y África respectivamente) llegaron en un caballo, en un camello y un elefante; trayendo consigo oro, incienso y mirra.
    También en esta “noche”, es tradición consumir la Rosca de Reyes ( o Pastel de Rey) que es un pan elaborado con una masa dulce de forma toroide adornado con frutas o confitado de colores variados y aromatizada con agua de azahar, que le proporciona un perfume y sabor muy característicos.
    En México la usanza fue importada en el siglo XVI desde España.
    La “Rosca de Reyes” mexicana, se elabora imitando una corona real, cubierta de rodajas de frutas cristalizadas y escarchadas, que semejan las joyas que los Reyes Magos ofrecen al Niño DIOS; y es costumbre comerla acompañada con chocolate caliente.
    Esta tradición se incorpora a la representación de la Natividad.
    En el pan se incrusta un solo muñequito escondido, alusivo a Jesucristo; simbolizando que el Niño tuvo que ser escondido y protegido en los días siguientes a su nacimiento.
    Originalmente, el muñeco se hacía de porcelana o cerámica, y actualmente es de plástico resistente al calor.
    La persona que encuentre el muñeco durante la partida de rosca del Día de Reyes se convierta en el padrino del Niño Dios y se compromete a dar una fiesta, para todos los presentes.
    La fiesta se ofrece durante el Día de la Candelaria (2 de febrero).
    Se acostumbra que el padrino lleve a vestir al niño Dios, del nacimiento navideño, y lo lleve a oír misa.
    Después de ésto, el Niño, debe ser colocado en un nicho donde permanecerá el resto del año.
    En ésta celebración se acostumbra, como agasajo principal a los comensales, preparar y ofrecer tamales y atole.

    Me gusta

  4. Maey Carmen Martinez Cabedo dice:

    Me gusto mucho la historia de la epifanía del los Reyes Magos y también el comentario del señor Juan Francisco Velazco, se me hicieron muy interesante, no sabia muchas cosas de las que nos contaron, me encanto y me gustó tanto que se las lei a mis hijos!!

    Me gusta

  5. Elizabeth hinestroza dice:

    ________________________________

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s