Cielito lindo

Por Arturo Ortega Morán

Este artículo lo escribí en el 2005. Hoy, en el 2011, nuevas investigaciones me han llevado a escribir un nuevo artículo en el que demuestro que prácticamente toda la letra de Cielito lindo no es producto de la inventiva de Quirino Mendoza y Cortés. Mantendré este artículo por razones históricas pero sugiero que lean Cielito lindo (2011).

 

*******************************************************************

Allá por el año de 1859, en Tulyehualco, ahora un barrio de Xochimilco, nació Quirino Mendoza y Cortés. De él se dice que es autor de Cielito lindo, canción que los mexicanos hemos convertido en nuestro segundo himno nacional. No obstante, no en pocas ocasiones nos han querido agüitar la fiesta, diciendo algunos, que la canción es cubana y muchos otros insistiendo en que su origen es español.

Es que, ¿a quién se le ocurre? En la primera estrofa, Quirino escribió:

De la Sierra Morena, cielito lindo vienen bajando,

un par de ojitos negros cielito lindo de contrabando

Y, pues, al no haber ninguna Sierra Morena en territorio mexicano, esto se ha tomado como argumento para demostrar que la canción no pudo nacer en México. Por fortuna, creo estar en posición de “desfacer este entuerto”.

En efecto, la Sierra Morena a la que alude la canción Cielito lindo, es la que se dibuja en tierras de Andalucía, allá en la madre España. De hecho, esa primera estrofa, es una variante de un cantar andaluz muy antiguo, del que encontramos huellas en cantos tradicionales de esa región, como:

 

Por la Sierra Morena viene bajando.
Viene bajando unos ojitos negros ¡olé!,
Dolores, unos ojitos negros de contrabando.

Bajando vienen unos ojitos negros ¡olé!
Dolores, unos ojitos negros que a mi me quieren.

Y eso lo dijo uno que estaba arando ¡olé!
Dolores, uno que estaba arando en un cortijo.

Fuente: Las canciones del pueblo español. Juan de Aguila (Unión musical española) – Pàg. 29

Sobra decir que la música, nada tiene que ver con la del “Cielito lindo” mexicano:

 

Escuchar música

Tomado de: www.xtec.es/rtee/europa/

 

 

Pues, ya entrado en el tema, jalé la hebra y encontré que esta inocente estrofa, refleja la historia en la que, durante siglos, la Sierra Morena fue refugio de ladrones andaluces. De 1617, encontré un texto de autor anónimo que se titula: “Relación verdadera de las crueldades y robos que hacían en Sierra Morena unos gitanos salteadores”. En una parte se lee: “Sabiendo las crueldades que en toda Sierra Morena hazía aquella canalla alborotando la tierra. Viendo, que los caminantes se encojen, y se amedrentan y que se escapan muy pocos con vidas y con haziendas…”.

Después, el romanticismo andaluz haría metáfora de este escenario y cantaría:

 

A tu cara le llaman Sierra Morena,

 

y a tus ojos, ladrones que andan por ella.

Tus ojos son ladrones que roban y hurtan;

tus pestañas, el monte donde se ocultan.

 

También, en 1702, Fernando de Castro escribió Versos de El pésame de Medrano, que es una recopilación de cantos españoles. Ahí me encontré estos versos, que también son un claro antecedente.

 

Por el Andalucía
vienen bajando,
unos ojuelos negros
de contrabando.

 

Así, de estos antiguos cantares andaluces, nacerían los versos que hablan de unos ojitos negros que, de contrabando, bajan por la Sierra Morena para robarse el corazón de algún indefenso enamorado.

En la época colonial, miles de andaluces brincaron el charco y llevaron con ellos sus cantos; y, el de los “ojitos negros” que roban corazones, no podía faltar.

También, en Argentina, encontré que hay un canto popular de este país llamado “¡Ay que se va!”, dice:

De las sierras morenas vienen bajando,

zamba, zamba, ¡ay…, que se va!

Unos ojitos negros de contrabando, zamba, zamba, ¡ay.. ., que se va!

¡Ay que se va! Que se va, que se va, que se va….

Unos ojitos negros de contrabando, zamba, zamba, ¡ay… que se va!”.

 

 

Quirino F. Mendoza y Cortés  (1862-1957)

Visto así, creo que Don Quirino Mendoza y Cortés, lo que hizo fue usar para su canción “Cielito lindo“, una estrofa que seguro aprendió de niño y que quedó en México como una herencia andaluza. Ahora, si queremos ser estrictos, la estrofa andaluza representa algo así como el 10% de la canción; el resto de la letra y la música son de Quirino.

 

 

¡Vaya!, una canción que es 90% mexicana y 10% andaluza, buena forma de reflejar nuestro origen… ¿no cree usted?.

Derechos Reservados © Arturo Ortega Morán