El origen de O.K.

Por Arturo Ortega Morán.

Tratando de explicar el origen de OK, se han propuesto explicaciones de todos los colores y sabores. Hay quien le da origen alemán asegurando que derivó de las iniciales de Oberst Kommandant, usadas por el General Schliessen y el Baron Von Steuben para identificar los comunicados militares. Otros defienden que proviene de la palabra choktawa okeh que significa “así es”; y quizá la más difundida, es la que  propone que nació durante la Guerra de Secesión (1861-1865), cuando al regresar las tropas de una misión, mostraban el letrero “O Killed” (Cero muertos), indicando que todo había salido muy bien y no había bajas que lamentar. Estas explicaciones y otras que andan por ahí, no pasan de ser conjeturas que no soportan el análisis histórico y deben ser descartadas.

Allen Walker Read (1906-2002)

Fue Allen Walker Read (1906-2002) quien, obsesionado por encontrar el verdadero origen de OK,  dedicó varios años a revisar archivos, hemerotecas y textos antiguos hasta que logró dar forma a la explicación que hoy es la que se tiene por cierta.

Allen W. Read nació en Winnebago, Minnesota. Hizo estudios de lingüística en las Universidades de Missouri y Oxford. Desde 1945 y hasta 1974, año de su retiro, trabajó en la Universidad de Columbia. Muchos fueron los proyectos académicos en los que participó durante su vida, pero lo que le dio celebridad fue su pasión  por conocer el origen de la expresión O.K.

Entre sus hallazgos, destaca el haber encontrado la más antigua documentación de la expresión en el Boston Morning Post. En la edición del 23 de marzo de 1839 se lee:

“He of the Journal…would have the “contribution box,” et ceteras, o.k.–all correct–and cause the corks to fly, like sparks, upward”.

Es relevante que en este texto, “O.K.” se acompañe con la aclaración de que el significado es “all correct”; esto indica que en ese entonces no era una expresión del dominio público. Revisando más ejemplares de este periódico, Read descubrió que un rasgo del editor de este diario, Charles Gordon Green, era inventar acrónimos jocosos que intencionalmente no correspondían con la ortografía, como: KY (´know yuse´, no use), OW (´oll wright´, all right). Esto justifica la idea de que OK no es otra cosa más que una abreviación jocosa de (´Oll Korrect´, all correct).

Martin Van Buren (1782-1862)

Curiosamente, ninguna otra de la abreviaciones jocosas publicadas por este diario logró sobrevivir, y quizá OK tampoco lo hubiera hecho de no haber sido por la estrategia de campaña de los demócratas en la elección de 1840; Martin Van Buren, entonces presidente, buscaba reelegirse y aprovechando que era conocido por el apodo de “Old Kinderhook”, en referencia al lugar en el que nació, hizo de la naciente expresión OK su eslogan, ya que transmitía la idea de “todo correcto” y al mismo tiempo eran las iniciales de su apodo.

Poco le sirvió a Van Buren esta estrategia, ya que fue derrotado por William Henry Harrison. Lo que nunca se imaginó, es que se convertiría en el principal promotor de OK, una expresión nacida en la primera mitad del siglo XIX de la ocurrencia jocosa del editor de un diario, y que con el tiempo llegaría a convertirse en el americanismo más exitoso de la historia.