¿Peluca viene de pelos?

Si te interesa, CLICK sobre la imagen

*

Por Arturo Ortega Morán

¿Cuál es el origen de la palabra peluca?… ¡qué fácil!, estarás pensando, es claro que debe ser una voz derivada de la palabra pelo. Pero, ¡oh, sorpresa!, la historia nos muestra que no es así y eso despierta la curiosidad.

Todo indica que el origen de la palabra está en Francia y en la voz antigua perruquet (hoy perroquét), que en esta lengua significa loro o perico como también los llamamos. Como es bien sabido, estos pájaros se distinguen por imitar el habla humana y hay algunos que logran un sorprendente acervo de frases que ya lo quisieran muchos. Esto ha llevado a exagerar lo que se cuenta de ellos, como aquel tipo que presumía que su perico era bilingüe y si querías que hablara español, le jalabas el listón que traía atado en la pata derecha y si querías que hablara francés le estirabas el listón atado a la pata izquierda; no faltaba el curioso que preguntaba “¿Y si le estiro los dos listones?”, no sé si en español o en francés, pero el perico se apresuraba a contestar “¡pues me caigo, pendejo!”.

El caso es que la palabra perruquet también se usó para referirse con burla a las personas que hablaban y hablaban sin poner substancia en sus palabras.  Se juntó esto con el detalle de que por muchos años en el país galo, los jueces que impartían justicia, como sello distintivo, portaban llamativas pelucas y como los políticos de todos los tiempos y todos los lugares, sus bocas eran manantiales de discursos áridos y aburridos. ¡Vaya!, candidatos perfectos para que el pueblo los llamara  perruquets.

Como suele suceder en el lenguaje, el apodo se asoció con el artefacto peludo que se ponían estos señores en la cabeza y así este objeto pasó a llamarse perruque . Al pasar la palabra a otras lenguas, la voz se fue adaptando a la fonética de los hablantes y en catalán se dijo perruca, en italiano parruca y en portugués y rumano peruca. Fue en español donde se hizo la entendible asociación con el pelo, y por eso nosotros decimos peluca, después de todo son pelos postizos ¿qué no?; pero en ese cambio ocultamos el origen primero de la palabra que más que en los pelos… está en los pericos.