Pantalones

Por Arturo Ortega Morán

Por mucho tiempo, los pantalones fueron símbolo de hombría. De esa lejana etapa nos quedaron frases como: “Llevar los pantalones”,  para dejar claro quién manda en casa; y “Fajarse los pantalones”, es agarrar entereza para enfrentar una dificultad, así como “Tener pantalones” es tener valor. Un mal día, las damas decidieron incluir estas prendas en su atuendo y nos echaron a perder la fiesta; ahora cuando decimos que en casa “nosotros llevamos los pantalones” corremos el riesgo de que nos digan: “los llevarás a la tintorería”. En fin, ya nos vamos acostumbrando a que las damas, cada vez más, incursionen en las cosas que antes nos eran exclusivas. Pero, volvamos con los pantalones y a la historia de esta palabra. Todo empieza con San Pantaleón de Nicodemia , un mártir cristiano que fue decapitado en el año 305 de nuestra era.

En la Edad Media, los venecianos dominaron el comercio en el Mar Mediterráneo y en sus correrías por tierras turcas, supieron de este santo y le tomaron devoción. Pronto, San Pantaleón se convirtió en el santo patrono de Venecia y le fue construido un gran templo llamado Templo de San Pantalón, pronunciación que se le dio en dialecto veneciano. Tanta promoción dieron los de Venecia a este santo, que eso les valió el mote de “los pantalones”. Además del santo, los venecianos se llevaron de Turquía la vestimenta, que en ese entonces eran unos calzones largos y entallados en los que predominaba el color rojo.

Esta prenda les fue tan característica, que se convirtió en su vestuario típico. En el siglo XVII, se popularizó un tipo de teatro llamado Commedia dell´ Arte; en la que uno de los personajes principales era la caricatura de un veneciano, por supuesto que con calzón rojo y, para que no quedara duda, se llamaba  Pantaleón. Esto acrecentó la fama de la prenda y del nombre en muchas regiones de Europa. Cuando poco después, esta prenda se puso de moda en Francia, por influjo del personaje teatral se le llamó pantalón. Del francés, la palabra pasó al castellano ya casi a fines del siglo XVIII. Era una prenda exclusivamente masculina y por eso fue que se convirtió en símbolo de hombría.

Una curiosidad de esta palabra, es que por tener la prenda dos piernas, irregularmente se pluralizó. Por eso igual decimos: “se me rompió el pantalón” o “se me rompieron los pantalones”, aunque se trate de una sola prenda.

Pantaleón de Nicodemia, aquel mártir turco cuyo nombre significa ´todo misericordioso´, nunca imaginó que su nombre se guardaría en una prenda de vestir, que alcanzaría mayor celebridad que su santidad.


5 comentarios on “Pantalones”

  1. car dice:

    ¡QUE CHIDA IMAGEN!

    Me gusta

  2. .:chacamota dice:

    Encontré tu web mientras buscaba mi justificación para usar la palabra “Valona” y ahora ya tengo tus Feeds…

    Ahora, que bueno que aclares lo de la plurificación de “Pantalón”… Era lo que me daba vueltas en la cabeza…

    Me gusta

  3. learsi dice:

    El pantalon es la prenda menos adecuada para un hombre; el calzoncillo boxer, hace las veces de ferula en los genitales, (propiciando disfuncion y discapacidades), la costura central del pantalon maltrata, magulla e incomoda todo el tiempo los genitales; la correa o cinturon hace las veces de torniquete, y obliga al corazon a bombear la sangre con mayor esfuerzo, (para vencer la contraccion que hace el torniquete), y por mala irrigacion sanguinea afecta: el aparato digestivo, el sistema urinario, el aparato reproductor. Ademas con el uso del pantalon el hombre ha terminado orinando de pie lo cual es totalmente antinatural.Las Faldas y los vestidos con faldas para los hombres son supremamente SALUDABLES, COMODOS Y CONFORTABLES. El pantalon, el calzoncillo ajustado, la costura central del pantalon, y la correa o cinturon, estan promoviendo las enferemedades modernas de los hombres: IMPOTENCIA, ESTERILIDAD, PROBLEMAS DE LA PROSTATA Y POSIBLEMENTE CANCER DEL TESTICULO.
    Ninguna parte del cuerpo del varon se maltrata mas que los genitales.
    Por salud y comodidad mejor usar FALDAS O VESTIDOS CON FALDA

    Me gusta

  4. Gonzalo Sánchez Rodríguez dice:

    Creo que tienes razón en los problemas de salud que puede ocacionar el uso de los pantalones, pero imaaginate como nos veríamos con una faldita mantado en una moto o al subir al metro. Yo paso. Saludos Learsi said.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s