¡Aguas!

Por Arturo Ortega Morán

¡Agua va!

Desde muy temprano, los mexicanos aprendemos que para avisar a alguien de algún peligro, nada mejor que el grito ¡Aguas!

También decimos:¡échame aguas!, para  pedir a alguien que nos advierta si corremos algún riesgo. Pero, ¿qué tiene que ver el agua con la presencia de algún peligro?

Para entender el origen de esta expresión, nada mejor que ir de turistas a la España medieval y, en una fresca mañana, caminar por alguno de sus pueblos, aspirando ese relajante olor de las calles terreñas humedecidas por el rocío matinal.

De repente, como si alguien quisiera despertarnos de un sueño, una ventana se abriría y un grito rompería la tranquilidad matinal ¡Agua vaaa!

Enseguida, si nuestros reflejos no respondieran con satisfacción, nos hallaríamos escurriendo de pies a cabeza y no precisamente de agua. Los fétidos olores del baño recibido pronto nos enterarían de la cruel realidad.

Huella de esta costumbre la encontramos en el Diccionario de 1726 en el que dice:

¡Agua va!: Señal o palabra con que se avisa a los que pasan por la calle, que se arroja por las ventanas o canalones alguna agua o inmundicia.

Un siglo atrás, en 1627, Gonzalo Correas en Vocabulario de refranes y frases proverbiales, nos explica una expresión que derivó de esta costumbre:

Rocía que puede decir agua va: Se dice del grosero hablador, que con chispas de su saliva da a los otros en la cara; de tal también se dice que «Habla kon perdigones».

Esta práctica, que no fue exclusiva de España, fue factor importante en las pandemias que azotaron a los países europeos en aquellos años. Hoy las cosas han cambiado, ya podemos hacer turismo por los países europeos sin temor a recibir un pestilente baño. En las ciudades  ya contamos con drenaje sanitario y ya no arrojamos inmundicias por las ventanas. En ambientes rurales se usan las letrinas, que nada tienen que ver con letras, lo que pasa es que es una derivación de la palabra “latrina”, que a su vez es una contracción de “lavatrina” (de lavar).

En ambientes urbanos usamos los “inodoros”, llamados así porque ya no huele feo, salvo nada honrosas excepciones. También los llamamos “escusados”, que viene de “escusa”, que a su vez procede del latín “absconsus” que significa “escondido”. Así que los escusados son los “escondidos”, lugares que se instalaban en lo más recóndito de las casas para que el usuario pudiera hacer sus necesidades con cierto grado de privacidad y los olores resultantes quedaran lo más lejos posible.

El uso de la expresión “¡Agua va!”, en su significado original, dejó de tener sentido. No obstante, como huella de aquel antiguo rasgo cultural, cuando algo ocurre sin previo aviso decimos que ocurrió “sin decir ¡Agua va!”; y de ahí también  quedó que cuando los mexicanos queremos advertir de algún riesgo, gritemos  “¡Aguas!”.

Anuncios

5 comentarios on “¡Aguas!”

  1. AVC dice:

    Solo comentar que esto no era una costumbre española… prácticamente en toda Europa en aquel tiempo urbana -con edificaciones de mas de un piso-, se tenía la costumbre de vaciar los orinales desde la altura, arrojándolos a las calzadas… y aún antes, desde tiempos de los romanos…

    Me gusta

  2. Gardenia dice:

    Buenos días.
    Quisiera saber si hay algún artículo disponible sobre la expresión SER UN CUENTO CHINO.
    Gracias y felicidades por el trabajo del Sr. Ortega Morán.
    Gardenia Molina

    Me gusta

  3. Rosalina Romero dice:

    Hola: Esa es una vieja y fea costumbre heredada de los españoles (y aprendida por ellos quién sabe de quién). Aquí en Panamá, durante la colonización y tambien luego de que nos independizaramos, existía esa vieja costumbre. Aquí, gracias a nuestra posición geográfica que nos hizo un país-puerto, donde llegaban los mercaderes a recobrar fruerzas y a seguir su camino, nuestro istmo no avanzaba, no progresaba, era simplemente un puerto. Lo que hoy es la capital, era un lugar lleno de fango y casuchas, por donde la gente en las mañanas lanzaban los orines y otros deshechos orgánicos más, convirtiéndoe el lugar en un lugar apestoso. ¡Fea costumbre que gracias a Ddios hoy no existe! pues desaparecieron esas casuchas; aunque aún quedan por allí, inclusive en el centro, algunas casas de madera con medidas de asepsia poco agradables.

    Me gusta

  4. Rosalina Romero dice:

    Gardenia: Esta expresión “ser un cuento chino” llega a nuestros días para identificar a aquellos que dicen mentiras o se valen de engaños, tal cual hicieron los españoles en Cuba, cuando toda Europa se oponía a que España continuara importando mano de obra africana (casi finalizando la esclavitud en América). España, al ver que perdía mano de obra fuerte como los negros españoles, dirigió su mirada a China y conquistó con engaños a mano de obrreros chinos, quienes al llegar a la isla de Cuba para labrar la caña de azúcar, descubre que la paga que le daban se iba en alquiler, comida, impuestos y que prácticamente no les quedaba ni un real; de allí la expresión cuando alquien no cree alguna propuesta o negocio o alguna afirmación fuera de lo común. “Ese es un cuento chilno”. Saludos desde Panamá, donde usamos a diario esta expresión con el mismo significado.

    Me gusta

  5. Anónimo dice:

    turtles

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s